La pelea por la cuota.Colegios y padres discuten los pagos en la cuarentena

Han hecho esta solicitud a las instituciones dado que por el aislamiento han visto afectada su situación económica.
Padres de colegios privados piden descuentos en las cuotas porque no pueden pagarlas
Vacías. Los alumnos dejaron de ir a clases y la mayoría de sus padres se tuvieron que quedar en sus casas sin poder salir a trabajar

Padres de alumnos de colegios privados han debido solicitar a las instituciones una reducción del monto de las cuotas. Los últimos días se han organizado en grupo para presentar notas a los directivos y que contemplen esta posibilidad. En otros casos, los mismos colegios han ofrecido la posibilidad de aplicar para que se evalúe un descuento para algunas familias en particular. Un tercer escenario que se aprecia es que algunas organizaciones directamente aplicaron de manera general un descuento. Por el contrario hay quienes se han negado a hacerlo.

Tras la declaración del aislamiento social decretado por el gobierno nacional desde el 20 de marzo, gran parte de la actividad económica de vio afectada. Por ello, los ingresos de gran parte de las familias se redujeron. Con excepciones, quienes trabajan de manera independiente dejaron de poder salir y entre quienes lo hacen en relación de dependencia sufrieron demoras en el pago del salario, reducciones y hasta despidos.

Aunque lentamente se tiende a la reactivación, lo cierto es que las consecuencias del cimbronazo se arrastrarán un tiempo. 

Una mamá que envía a sus hijos al Instituto Nuestra Señora del Rosario de Pompeya contó que ayer iban a presentar una nota. “Se han hecho notas en los dos grados donde van mis hijos y tengo entendido que varios cursos han hecho lo mismo”, explicó. “Se hace muy difícil, cada uno tienen sus inconvenientes, mi marido trabaja en una empresa de transporte, están parados y no le están pagando, yo sigo cobrando mi sueldo pero es muy poco y con eso nos la rebuscamos día a día”.

Melisa, madre de una alumna de primaria del instituto San Pedro Nolasco aplicó para un descuento que ofreció el establecimiento. Ella trabaja en el sector turístico y sus ingresos resultaron drásticamente reducidos. Contó que el instituto informó a través de su página que las familias que no pudieran afrontar el arancel mensual podrían aplicar para que se evalúe su situación y otorgar el beneficio.

“Suelen otorgarlo a algunas familias que tienen dificultades y ahora se abrió a quienes quieran postular; se hace a través de la página web y hay que explicar cuál es tu situación”, detalló. 

Dijo que con esfuerzo había podido pagar la cuota de abril, pero “la verdad es que uno no sabe qué va a pasar y es una ayuda económica”, apuntó.

En tanto, Lorena dijo que está pudiendo pagar las cuotas de los colegios de sus dos hijas, una en primaria y otra en secundaria. En el primer caso dijo que el grado acordó presentar una nota para solicitar una reducción ya que varias familias expresaban no poder afrontarlo. “Se trata de algo que tiene que ver con solidaridad y empatía hacia el otro por eso apoyé el pedido”, consideró.

“Hay gente que no tiene ni para comer y pensamos que que si la escuela no tiene el funcionamiento normal, debe haber menos gasto como luz o gas, pero no pretendemos afectar los ingresos de los empleados de la institución”, explicó. 

Por otra parte contó que en Don Bosco, donde va su hija mayor, el colegio tomó la iniciativa de hacer un descuento general de 20%  lo cual comunicó con una carta de la que destacó su contenido solidario.

Atrasos 

Hay que tener en cuenta que los establecimientos de educación privada vienen advirtiendo que tienen grandes dificultades para el cobro de aranceles. Desde la Asociación de Colegios Privados de Mendoza informaron que el atraso ronda entre el 40 y el 60% lo que les ha ocasionado problemas financieros y dificultades para cubrir costos.

Su presidente, Arnaldo Sánchez, dijo que la ayuda del gobierno nacional, aun no ha llegado a las instituciones de educación privada, lo que agrava la crisis en la que se encuentra el sector.

«Recordemos que quienes reciben aporte del estado provincial –conocido popularmente como subvención estatal- para el pago de salarios de personal de planta funcional, cobran un arancel condicionado (con topes y con obligaciones de becar niños), por lo que los aranceles que se cobran a los padres sólo les permite cobrar costos de funcionamiento y salarios del personal docente no incluidos en el aporte (suplentes y curricular complementario), y del personal no docente, por lo que tienen las mismas dificultades que quienes no reciben dicho aporte estatal, con la morosidad actual», explicó.

Por ello consideró que urge recibir el necesario apoyo del gobierno nacional con su Programa de Ayuda al Trabajo y la Producción (ATP).

Y agregó: «Quienes tienen dificultades económicas se contactan y acuerdan con los administradores, por eso, hemos solicitado a las autoridades provinciales, que autoricen el funcionamiento de las administraciones, con el objeto de facilitar este necesario contacto con las familias».

Piden flexibilidad

«Me reuní con las cuatro cámaras de educación privada, y hemos acordado postergar, sin intereses, el pago de las cuotas de aquellas familias que por la crisis no puedan pagar las cuotas, sin que esto afecte el vínculo familia-institución. Porque ha pasado que les impidan entrar a la plataforma de aprendizaje», dijo el ministro Nicolás Trotta en diálogo con La Nación el 20 de mayo.

«En la reunión, establecimos la eliminación de los costos extra-programáticos. Y esto causó una disminución de la cuota», expresó.

Desde la Dirección General de Escuelas resaltaron que no tiene intervención en el tema ya que se trata de un acuerdo entre las dos partes: familias y colegios. De todas formas, destacaron que hay ciertas recomendaciones del Ministerio de Educación al respecto, establecidas tras un acuerdo con las entidades.

El 2 de abril emitió un documento donde se propone congelar y retrotraer el valor que las cuotas al 12 de marzo cuando el Poder Ejecutivo Nacional publicó el decreto 260/2020 en el que se declara la extensión de la emergencia sanitaria. Además, descontar los servicios interrumpidos, flexibilizar y prorrogar pagos.

Acuerdo para adaptarse a las circunstancias

El ministerio de Educación de la Nación emitió el 2 de abril un documento con recomendaciones para los colegios de gestión privada. Esto tras comunicar que se había logrado un acuerdo con la Junta coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina; Confederación Argentina de Instituciones Educativas Privadas; el Consejo Superior de Educación Católica y la Asociación de Colegios Privados de la Provincia de Buenos Aires / Junta Nacional de Educación Privada.

Allí se destacan algunos puntos:

1. Preservar las fuentes de trabajo de los docentes y no docentes de los establecimientos privados, asegurar el pago de los salarios, garantizar el derecho a la educación y adecuar las condiciones de trabajo remoto.

2. Congelar el valor de los aranceles hasta que concluyan las medidas de aislamiento social y preventivo obligatorio; y retrotraer los aumentos que se hubieren producido con posterioridad a la entrada en vigor del Decreto N° 260/2020.

3. Suspender la facturación o aplicar descuentos en los accesorios al arancel que respondan a servicios directos interrumpidos (ej. comedor) u otros servicios extraescolares.

4. Diferir, flexibilizar, extender, a solicitud de las familias que no puedan afrontarlo,  el pago de un porcentaje del total del arancel tomando como máxima referencia las necesidades para garantizar el sostenimiento del Plan de Continuidad Pedagógica. 

5.Ante la solicitud no podrán implementarse multas

6. Tampoco podrán aplicarse medidas restrictivas de acceso a herramientas de aprendizaje por cuestiones vinculadas al pago de los aranceles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *