Israel intenta con todos los medios identificar y dar con los secuestrados y desaparecidos del 7 de octubre, mientras, paralelamente, se llevan a cabo negociaciones confidenciales. Los familiares de las víctimas viven en zozobra por sus allegados; las caras más visibles de las atrocidades cometidas por la milicia islamista Hamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *