El martes pasado, carabineros secuestró mercadería a un micro que viajó para comercializar.

Debido a la alta inflación y al aumento del dólar blue, los precios en Argentina resultan muy atractivos para los chilenos que no dejan de viajar a Mendoza en busca de mercadería. Pero la oportunidad no sólo es aprovechada por trasandinos, sino que son muchos los mendocinos que viajan al vecino país para comercializar mercancías.

La situación cobró adeptos durante Semana Santa y ha perdurado a lo largo de los meses. Tanto es así que las autoridades del Servicio Nacional de Aduanas de Chile reportaron a El Sol que “desde enero a la actualidad hubo más de 4.500 retenciones en el complejo Los Libertadores”.

Además, el subdirector de Fiscalización de Aduanas, José Luis Castro, aseguró que en el último mes han incautado más de 6.300 paquetes de cigarrillos.

Imagen Ilustrativa.

También, el funcionario refirió que “desde septiembre a la fecha, Aduanas ha acopiado más de 15 toneladas de mercancía a partir de las retenciones en el paso Los Libertadores”.

“La mercadería retenida es acopiada en una bodega en Los Andes y la que se puede rematar se hace, como los jabones para la ropa, aceite o alimentos no perecederos y aquellos que no pueden ser rematados pasan a un proceso de destrucción como los desodorantes de ambiente, insecticidas o cigarrillos que no están autorizados en Chile, entre otros”, explicaron las autoridades.

Mendocinos, en busca de una oportunidad

En las últimas horas, se vivieron momentos de mucha tensión en la capital de Chile, precisamente en la Estación Central, luego de que varios colectivos de Mendoza fueran demorados por no cumplir con normas de habilitación. Además, a los pasajeros se les secuestró toda la mercancía que, aparentemente, llevaban para vender de forma irregular en la calle.

“Realmente vivimos un momento muy complicado, de mucho miedo y confusión. Lamentablemente, todo el dinero que invertimos lo perdimos. Presentamos los comprobantes para demostrar la procedencia de la mercadería y nadie nos devolvió nada. Volvimos a Mendoza con lo puesto”, comentó a El Sol una de las tantas pasajeras que este martes fue demorada en la capital chilena, precisamente en las inmediaciones de la Estación Central.

.

A pesar de que en la aduana fronteriza los controles se efectúan de manera rigurosa, es decir, los que cruzan hacia Chile sólo pueden llevar 300 dólares de mercadería para consumo personal o para regalos y todo tiene que ser demostrado con su correspondiente ticket, el mayor inconveniente surge cuando esos productos son utilizados con fines comerciales.

No infringimos jamás la ley ni las normativas dispuestas por las autoridades chilenas. Lo que nos hicieron vivir el martes fue horrible, sin mediar palabra nos quitaron todo, nos trataron como delincuentes”, sostuvo

.

Florencia aclaró que en la aduana los controles son muy rigurosos y que el colectivo en el que ella viajaba cumplía con todas las reglas.

“Hubo dos micros que no estaban habilitados, pero no en el que viajé yo. Simplemente, nos estábamos ganando el mango para sobrevivir, no hicimos nada malo”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *