Los pobladores de la Isla Cojata, en el Lago Titicaca, en Bolivia, ruegan porque las recientes lluvias mitiguen el daño que provocó la sequía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *