Todos los días, a las 8:30 de la noche, un autobús se estaciona frente a la comisaría del distrito 12 de Chicago. Decenas de migrantes, en su gran mayoría venezolanos, se suben hasta llenarlo, pero no arranca.

A la mañana siguiente, se bajan exactamente en el mismo punto, y el autobús se va.

Es una escena que se repite día tras día en varias comisarías de la ciudad.

Desde agosto de 2022, Chicago ha recibido más de 25.000 migrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *