Los jefes comunales del área metropolitana eliminaron secretarías y buscan reducir la planta del personal político.

El ánimo general es de preocupación entre los intendentes del Gran Mendoza. La devaluación aplicada en la semana por el Gobierno nacional, que aceleró la inflación, generó un panorama más complicado del que esperaban y los obliga a generar un ajuste en sus municipios.

El denominador común por estos días es fusionar áreas para reducir la estructura de cargos políticos, pero también avanzarán en otros recortes. Entre ellos, algunos municipios ya están proponiendo retiros voluntarios y definiendo si continúan con algunos programas. El objetivo es no perder la calidad de los servicios.

A una semana de haber asumido, los jefes comunales todavía están tratando de cerrar el organigrama. Hay, al menos, dos cuestiones que no les permiten definir cuál y cómo será la estructura de sus gobiernos. Una es de índole política. Todavía la Provincia está tratando de ver quién ocupa las segundas y terceras líneas, una situación que los ministros de Alfredo Cornejo estarán confirmando en la semana que se inicia. La otra es estrictamente económica.

Las áreas claves que buscan definir los nuevos ministros de Cornejo 

El 24 de septiembre, Alfredo Cornejo ganó las elecciones que lo convirtieron en el nuevo gobernador de Mendoza. Llamativamente, a casi tres meses de aquella victoria y luego de una transición en calma y ordenada, aún no se conocen las segundas…

Bajo este segundo aspecto los intendentes del Gran Mendoza se han plegado al mensaje del Gobierno nacional de recortar los cargos políticos. Fue una de las primeras señales que se dieron de Presidencia bajo el mantra “no hay plata”. Todavía no hay certeza de cuánto será el recorte a nivel nacional que impacte en Mendoza, mientras se espera ver cómo los gobernadores, entre ellos Cornejo, resuelven este martes con Javier Milei la rehabilitación de los fondos coparticipables que les sacó la reforma de Ganancias.

Menos cargos políticos

Con el cambio de gestión, Las Heras fue el primero de los departamentos en reducir la cantidad de áreas que se crearon en los ocho años en los que Daniel Orozco estuvo al frente de la comuna. El entorno de Francisco Lo Presti cuestiona al ex intendente por generar una gran cantidad de cargos, algunos insólitos como la subcoordinación de boxeo, en una gran superestructura que era la Secretaría de Gobierno, a la que adjudican prácticamente la dimensión de un municipio paralelo.

Lo Presti anunció en su discurso de asunción que reduciría en un 70% la cantidad de cargos políticos. Hoy tienen 60 funcionarios contra los más de 160 que había en el gobierno de Orozco a noviembre. Para eso, decidieron eliminar cargos intermedios, como subsecretarías y coordinaciones.

Las Heras: la UNCuyo auditará el estado de las cuentas que dejó Daniel Orozco

El acuerdo fue firmado entre el decano de la Facultad de Ciencias Económicas y el flamante intendente. Francisco Lo Presti.

Alejandro Gallego, que de Aysam pasó a tratar de enderezar las cuentas en Las Heras, aseguró a El Sol que el ahorro mensual de este recorte será de 40 millones. Una de las primeras medidas para saber quiénes son los empleados fue volver a la rigurosidad del control del reloj biométrico. Lo Presti ha puesto el ojo en unos 500 empleados que fueron nombrados en el último semestre, en plena campaña electoral y contra lo que dicta la ley de Responsabilidad Fiscal. En Las Heras hay 4.500 empleados municipales, entre planta y contratados.

La fusión de áreas es, por ahora, la principal medida en otros departamentos del área metropolitana. Según Marcos CalventeGuaymallén tiene “por lejos” la estructura de gobierno “más chica y la más reducida” del Gran Mendoza. Sólo hay tres secretarías y 24 direcciones. La única diferencia con la gestión de Marcelino Iglesias es la fusión de Prensa, Protocolo y Secretaría Privada, ahora en una sola área. Si bien el impacto en el ahorro es menor, Calvente resaltó que la estructura actual logró eficiencia luego de la herencia recibida en 2015: 44 secretarías y 40 direcciones, en la gestión de Luis Lobos.

Por contrapartida, en Guaymallén aseguran que es uno de los tres municipios que tienen la planta de personal más baja, y que gastan entre el 28% y el 30% del presupuesto en los empleados. De esto, sólo el 3% corresponde a los cargos políticos. Hoy hay 3.080 empleados municipales, en comparación con los 4.100 que había en 2016.

En tanto, Calvente sumó poder a un área nueva que concentrará varias cuestiones, Innovación: involucra las gestiones municipales, licencias de conducir, entre otras cosas, pero también la que se encargará de modernizar el cuerpo de ordenanzas, ya que algunas tienen más de 60 años.

Retiros, revisiones y movilidades

En Luján de Cuyo, a la reducción de áreas se le sumará en el corto plazo una reestructuración del Concejo Deliberante para achicar la nómina del personal en un 40%, explicó Esteban Allasino, otro de los intendentes que debuta en el cargo. Quieren llegar a la mitad de lo que actualmente hay en ese cuerpo.

Este plan de reestructuración se dará en etapas y contemplará a su vez una reducción de funcionarios del Ejecutivo en un 20%. De 50 cargos políticos, quieren pasar a 41. Con estos cambios quieren ahorrarse 15 millones de pesos mensuales en salarios.

También se avanzará en un plan de retiro voluntario y de jubilaciones anticipadas que apuntará a un 15% de la planta. Se trata de casos puntuales. Lo que Allasino busca es un sistema de promoción de los empleados que ya venían mostrando valor. Hoy hay 2350 trabajadores municipales en Luján de Cuyo, entre planta y personal y el ratio que persiguen es un agente cada cien habitantes.

Disminución de aportes discrecionales: preocupa el impacto en un ítem del salario docente

El nuevo titular del ministerio de Educación pedirá una reunión con el secretario de Educación para conocer los alcances de la medida.

Al igual que Luján de Cuyo, en Maipú también anunciarán en los próximos días un plan de ajuste en varias áreas, adelantó Matías Stevanato.

“La realidad es que estamos reviendo todo”, indicó Maximiliano Gabrielli, secretario de Hacienda del municipio. Mientras analizan si se fusionan áreas, por el momento, adelantaron que habrá retiros anticipados y jubilaciones. También buscarán reducir los gastos corrientes y optimizar los recursos en el parque automotor.

En Maipú hay 70 cargos políticos, de una planta de empleados que llegan a los 2.000. Lo que estará sujeto también a revisión son los contratos de locación, que se reducirían entre un 20% a 30%.

“Ahora hay que sentarse y revisar los programas municipales”, agregó el funcionario maipucino. Si bien ya hay presupuesto 2024, todavía no está publicado en el Boletín Oficial. Con esto, dan cuenta que la pauta anual estableció cargos, pero todavía no hay personas nombradas, por lo que están en veremos.

En tanto, en Godoy Cruz defienden la gestión financiera que viene teniendo el municipio desde hace varios años y que les permitiría no aflojar con el plan de obras a partir de los fondos municipales.

“Godoy Cruz ya es una estructura chica, estamos ajustando pero no queremos afectar la calidad de los servicios”, explicó Diego Costarelli, otro de los debutantes en el cargo. Por el momento, el intendente eliminó la gran estrucutura de Obras, fusionó áreas y de seis secretarías ahora contará con cinco, además de otras cinco direcciones menos. Una de las cosas que prometió revisar desde este semana son las movilidades de los funcionarios.

Pero la preocupación para Costarelli pasa por las áreas sociales, con la previsión de que la crisis se profundizará y la asistencia tenga que ampliarse. Por otro lado, también observa un panorama complicado para los contratados que mantienen servicios esenciales, como las psicopedagogas en los jardines maternales, porque los sueldos quedaron atrás de la inflación y la idea es contenerlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *