Con la venia del gobernador, ingresó a la Legislatura un proyecto para pedirle al presidente Javier Milei que reforme el acuerdo del pago de Portezuelo del Viento y amplíe la chance de usar esos fondos para otras obras

Alfredo Cornejo pretende que Javier Milei lo habilite a dar otros destinos a los fondos que inicialmente eran para Portezuelo del Viento y obras hídricas.

Alfredo Cornejo pretende que Javier Milei lo habilite a dar otros destinos a los fondos que inicialmente eran para Portezuelo del Viento y obras hídricas.Foto: Axel Lloret / Diario UNO

En un contexto de recorte de obra pública nacional, bajo el argumento de que el Estado no tiene plata, y ante una economía estancada y con una inflación galopante, la posibilidad de disponer de los 1.023 millones de dólares de Portezuelo del Viento para hacer otras obras se vuelve primordial. Así lo entiende el gobernador Alfredo Cornejo y por eso le dio la venia a un proyecto que ya ingresó a la Legislatura para pedirle a Javier Milei que reforme el acuerdo y habilite a darle otros destinos a aquellos fondos.

El autor del proyecto es Guillermo Mosso, el diputado del PRO aliado a Cambia Mendoza, que fundamentalmente pretende que se modifique la tercera cláusula del acuerdo que en junio del 2019 firmaron el mismo Cornejo y el expresidente Mauricio Macri.

Alfredo Cornejo y Mauricio Macri firmaron el acuerdo del pago de Portezuelo del Viento en junio del 2019. Allí la Nación se comprometía a pagarle a Mendoza 1.023 millones de dólares en concepto de compensación por los perjuicios que le ocasionó la promoción industrial.

Alfredo Cornejo y Mauricio Macri firmaron el acuerdo del pago de Portezuelo del Viento en junio del 2019. Allí la Nación se comprometía a pagarle a Mendoza 1.023 millones de dólares en concepto de compensación por los perjuicios que le ocasionó la promoción industrial.

En ese apartado del acuerdo se establece que de no hacerse la presa de Portezuelo del Viento, ese dinero debería destinarse a obras de generación hidroeléctrica. “La idea es que esos fondos puedan ser utilizados para todo tipo de obras hídricas y/o de infraestructura productiva“, amplió Mosso, aunque aclaró: “Hablamos de obras que sirvan para generar más recursos, no para obras menores como cordón, cuneta y banquina”.

La intención del legislador es que el proyecto sirva para despejar futuras dudas jurídicas y despeje el camino para que el Gobierno provincial pueda disponer de esos fondos sin riesgos de posibles demandas.

“Sabemos que el Gobierno y la titular de Infraestructura, Marité Badui, tienen un Plan Hídrico Integral que contiene varias obras hídricas que no necesariamente son de generación energética, pero que a la vez son fundamentales para la producción y parte de los fondos se podría destinar a eso. Para que eso ocurra hay que modificar el acuerdo”, amplió el diputado del PRO.

Si bien el gobernador ha dicho públicamente que tiene previsto avanzar con el dique El Baqueano, como una importante obra dentro de ese plan hídrico integral y estratégico, no pretende costear esa obra íntegramente con los fondos de Portezuelo, sino que su idea es atraer a inversores privados que participen de la venta de energía, y le generen al Estado el ahorro y el recupero necesario para destinarlo a otras obras.

Parte de los fondos de Portezuelo del Viento podrían destinarse al dique El Baqueano, proyectado en el río Diamante; pero la intención del Gobierno es poder disponer de parte del dinero para otras obras hídricas, no necesariamente de generación energética.

Parte de los fondos de Portezuelo del Viento podrían destinarse al dique El Baqueano, proyectado en el río Diamante; pero la intención del Gobierno es poder disponer de parte del dinero para otras obras hídricas, no necesariamente de generación energética.

En el proyecto de declaración, que no es otra cosa que una manifestación política, se les pide también a los legisladores nacionales por Mendoza que realicen gestiones que vayan en el mismo sentido con el fin de que Milei acepte reformar aquel acuerdo.

Todo hace suponer que esta vez Cornejo no tendría escollos para lograr su objetivo de usar los fondos de Portezuelo en otras obras. Primero por el acuerdo de gobernabilidad que sostienen los gobernadores y el presidente Javier Milei; y por otro lado, porque al Estado nacional no le movería la aguja que Mendoza concrete obras públicas con ese dinero porque prácticamente ya está concluyendo con el pago de esa compensación a la provincia por los perjuicios de la promoción industrial.

Suarez también pidió cambiar el acuerdo pero Alberto no cedió

Esta no es la primera vez que el Gobierno mendocino pretende modificar el acuerdo de Portezuelo del Viento.

Ya lo intentó Rodolfo Suarez, cuando presentó un escrito dando los argumentos de por qué era clave el laudo del entonces presidente Alberto Fernández para avanzar con la licitación de la presa malargüina.

En aquel momento, con el asesoramiento del ex ministro de Gobierno, Víctor Ibañez, el Gobierno le pedía a Fernández que en el caso de laudar a favor de La Pampa -como sucedió a fines de diciembre del 2022- le concediera a Mendoza la posibilidad de reformar la cláusula tercera del acuerdo de Portezuelo para ampliar el uso de esos fondos a otras obras hídricas e incluso de generación energética, pero no exclusivamente a obras hidroeléctricas como reza actualmente ese acuerdo.

Sin embargo, el pedido de Suarez cayó en saco roto. En aquel momento el presidente no sólo laudó a favor de La Pampa, sino que tampoco concedió la reforma del acuerdo.

Los radicales mendocinos atribuyeron aquella negativa a una pura especulación política electoral. “Es que hubo peronistas mendocinos que entendían que si Fernández firmaba esa modificación le habría dejado al sucesor de Suarez, es decir a Alfredo Cornejo, un cheque en blanco para hacer un sinfín de obras que podría haber promocionado en su campaña“, argumentaron algunas fuentes cercanas al ex gobernador Suarez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *