El extenso y controvertido Decreto de Necesidad y Urgencia, presentado este miércoles por el presidente Javier Milei, ha dejado mucha tela para cortar, en torno a lo que salud refiere. Entre otras medidas, el decreto permite la venta de medicamentos fuera de las farmacias. La reacción de los farmacéuticos de Mendoza.

El decreto presidencial de 366 medidas, que abarca diversas áreas de la economía y de la realidad social en Argentina, estableció la modificación de algunos artículos importantes de la Ley N° 17.565, del Régimen Legal del Ejercicio de la Actividad Farmacéutica, y de la Habilitación de las Farmacias, Droguerías y Herboristerías.

El texto del decreto señala que “con el objetivo de aumentar la competitividad del mercado, debe reformularse la ley de medicamentos y recetas, migrando a la receta electrónica, a los fines de lograr una mayor agilidad de la industria y minimizar costos”. De esta manera, se reformulan varios artículos de la mencionada norma. 

Los párrafos 1 y 2 del artículo primero de la 17.565, hasta ayer señalaban que “La preparación de recetas, la dispensa de drogas, medicamentos, incluidos los denominados de venta libre y de especialidades farmacéuticas, cualquiera sea su condición de expendio, sólo podrán ser efectuadas en todo el territorio de la Nación, en farmacias habilitadas”. 

“Los medicamentos denominados de venta libre deberán ser dispensados personalmente en mostrador por farmacéuticos o personas autorizadas para el expendio”. 

Dichos párrafos, fueron modificados, para sacarle a las farmacias la potestad única de vender los medicamentos de venta libre. De esta manera, el nuevo artículo 1° de la Ley 17.565 reza lo siguiente: 

” La preparación de recetas, la dispensa de drogas, medicamentos, y de especialidades farmacéuticas que requieren recetas, solo podrán ser efectuadas en todo el territorio de la Nación en farmacias habilitadas”.

“La autoridad sanitaria competente podrá disponer la incorporación de otro tipo de productos al presente régimen”.   

Esto implica que, al quitar los medicamentos de venta libre (ibuprofeno, paracetamol, entre otros), los mismos podrán ser vendidos por otros negocios distintos a las farmacias, como, por ejemplo, lo son kioscos o almacenes.

El Colegio Farmacéutico, en contra del DNU

El Post dialogó con Mario Valestra, presidente del Colegio Farmacéutico de Mendoza, que aseguró que estas medidas no disminuirán los precios de los medicamentos. 

Estamos hablando de medicamentos y de salud, y por más que sea un medicamento de venta libre y no requiera receta para poder adquirirlo, tiene una acción terapéutica determinada y una acción colateral determinada, por eso es importante la acción del farmacéutico”, reflexionó Valestra.

Al respecto de la formación de precios, el titular de los Farmacéuticos señaló que “no creo que estas medidas ayuden a bajar los precios. Los precios de los medicamentos, históricamente en Argentina, estuvieron regulados por la Secretaría de Comercio. Hoy los medicamentos tienen, como único formador de precios, a la industria farmacéutica. Nos parece que este DNU intenta que, al no estar directamente la farmacia con el paciente, en muchos casos ese medicamento puede valer más económico, pero esto no va a ser así”, aseguró.   

El presidente de CoFarMen admitió que “nos preocupa mucho, porque deja a la profesión farmacéutica en un estado totalmente vulnerable y a la farmacia, como instrumento sanitario, la deja muy devastada”, mientras aseguró que “nuestros abogados lo están analizando para ver qué medidas podemos seguir, pero estamos muy preocupados“, cerró Mario Valestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *