Tras semanas sin agua potable, el recurso vuelve a la ciudad de Rafah. Los residentes debían llenar los tanques con agua marina y dejarla al sol, pero gracias a tres plantas desalinizadoras construidas por Emiratos Árabes Unidos en territorio egipcio, al menos 300.000 gazatíes podrán acceder a agua limpia con más facilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *