La Ley de Tierras es una de las que citó Javier Milei y que se busca derogar. “Si nos sacaran las retenciones, estaríamos en condiciones de generar las inversiones que tanto anhela el Gobierno”, dijo la FAA

tranquera productor

Mientras la mayoría de las entidades están con la lupa analizando al detalle el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que emitió el presidente Javier Milei en las últimas horas, y que propone la modificación o derogación de numerosas leyes, entre ellas muchas vinculadas al agro, algunas ya comenzaron a adelantar opinión.

Es el caso, por ejemplo, de la Federación Agraria Argentina (FAA), que emitió un comunicado en el que cuestionó que los profundos cambios que intenta llevar adelante el Gobierno sean a través de un decreto y sin pasar por el Congreso –más allá de que el DNU efectivamente puede ser rechazado por ambas cámaras–, pero apuntó fundamentalmente contra la propuesta de derogar la Ley de Tierras.

“Derogación de la Ley de Tierras para promover las inversiones”, citó textualmente Milei al enumerar un grupo de 30 de las más de 300 diferentes normativas que pretende dejar sin efecto o cambiar.

Se trata de un reclamo que la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) realizó durante la campaña y fortaleció tras la asunción de Milei.

QUÉ DICE LA LEY DE TIERRAS

En concreto, lo que establece la “Ley de Protección al Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o Tenencia de Tierras” es que no más del 15% de los territorios rurales de Argentina puede permanecer en manos de extranjeros.

Además, establece un límite de 1.000 hectáreas en la zona núcleo por persona extranjera, y una cifra equivalente en otras regiones del país.

De todos modos, la realidad es que un mapa elaborado por el propio Estado argentino muestra que solo el 6,09% de la tierra argentina está “extranjerizada”.mapa superficie

En este marco, desde CAIR consideran que atraer el ingreso de capitales foráneos puede reactivar el mercado y darle a la tierra un mejor valor, teniendo en cuenta que, comparado con los precios de otros países, Argentina está muy rezagada.

EL RECHAZO DE FEDERACIÓN AGRARIA

No obstante, en Federación Agraria consideran todo lo contrario. “Si bien el DNU contiene aspectos positivos y negativos, queremos dejar expresado desde ya nuestro rechazo en particular a la apertura irrestricta de la compra de tierras por parte de extranjeros en nuestro país”, subrayó la entidad.

“Sin límites, ponemos en riesgo la supervivencia de los productores y la soberanía de nuestros recursos naturales”, continuó.

Y no dudó en adosar a esta queja el reclamo por el aumento de las retenciones. “Con el pretexto de atraer inversiones, es necesario recordar que durante 21 años desde el sector agropecuario hemos aportado casi 200 mil millones de dólares en concepto de retenciones, que han sido la herramienta que provocó la desinversión y la desaparición de miles de pequeños y medianos productores”, repasó la FAA.

En ese sentido, le dejó un mensaje al Gobierno, con cierta ironía: “Es oportuno aclarar, también, que si nos sacaran las retenciones, estaríamos en condiciones de generar las inversiones que tanto anhela el gobierno y espera de parte de los extranjeros”.

QUE PASE POR EL CONGRESO

Por otro lado, la entidad que comanda Carlos Achetoni también apuntó contra el DNU porque consideró “fundamental el respeto irrestricto a la división de poderes, así como también al saludable funcionamiento del sistema de frenos y contrapesos que prevé la Constitución Nacional, pues ella impide el avallasamiento de un Poder sobre el otro”.

“En este sentido, entendemos que acciones que tienden a cambiar drásticamente la vida social, productiva, económica y cultural de los argentinos deberían ser debatidas por el Poder Legislativo en el Congreso de la Nación. Y, más allá de las mayorías con las que se arriba al gobierno, de las que siempre hemos sido respetuosos, como entidad estamos convencidos de que el hecho de que los gobernantes se ciñan a la Constitución y sus preceptos no es optativo ni discutible”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *