La localidad de Kvikkjokk-Årrenjarka, en el norte, el termómetro marcó bajó a los 43,6 grados bajo cero. Es el mínimo histórico desde que comenzaron las mediciones en 1888 en la estación sueca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *