Uno de los mayores planes cubanos de ajuste macroeconómico en décadas prevé subir los precios de la electricidad, el agua y el gas. La medida también se extenderá a los combustibles, y se pondrá fin al subsidio universal de alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *