El Ministerio de Energía y Ambiente, a través de la Dirección de Hidráulica, culminó una ardua labor de saneamiento de todo el trayecto del colector Papagayos. Se extrajeron 800 m³ de residuos sólidos urbanos, escombros y otros materiales de embanque en tan solo un día de trabajo.

La limpieza fue efectuada optimizando esfuerzos y tiempos, respecto de otros trabajos anteriores, a lo largo del trayecto del colector. Nace aguas abajo del dique Papagayos pasando por la Av. Bologne Sur Mer hasta desaguar en el colector Los Ciruelos, pasando por los barrios Olivares, Flores, Santa Rita, San Martín y Cano.

Fueron extraídos 800 metros cúbicos de residuos sólidos urbanos, escombros y otros materiales. Las tareas se realizaron con personal y equipamiento de la Dirección de Hidráulica, que destinó para este trabajo tres minicargadoras, una pala cargadora y una retropala.

Cabe destacar que el Gobierno provincial trabaja sin interrupción todo el año para mantener en óptimas condiciones los cauces de la provincia y sus actividades se intensifican durante el período de alerta aluvional. La importancia de este servicio es vital, porque se trata de la protección de la población y sus bienes ante un evento de crecida aluvional en la zona. Este cuidado es fundamental para el buen funcionamiento de canales de riego, colectores aluvionales y acequias para riego del arbolado público.

En setiembre, la Dirección de Hidráulica informó de arduas jornadas de saneamiento en las que fueron retiradas 800 toneladas de residuos sólidos urbanos, colchones, electrodomésticos, neumáticos y autopartes, entre otros.

Por eso, el Ministerio de Energía y Ambiente insta a la población a tomar conciencia sobre la importancia de no arrojar ningún tipo de residuos a dique y colectores. Además, les recuerda que está terminantemente prohibido hacer cualquier tipo de intervención que obstaculice el escurrimiento de caudales en un río.

La red aluvional del Gran Mendoza, formada por canales y acequias, pierde su función de drenaje cuando comienza a disminuir su capacidad de conducir el agua de las tormentas, al ser obstruidos por los residuos sólidos urbanos que se arrojan en su interior. Por esta razón, es imprescindible seguir las recomendaciones para evitar crecidas durante la temporada estival:

– No afectar cauces, colectores, cunetas u otras obras hidráulicas.

– Mantener cauces limpios de basuras y escombros.

– Mantener distancia de los cauces ante la proximidad de las tormentas.

– Acampar lejos de cauces y zonas de seguridad de presas, como vertederos o zonas bajas propensas a inundaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *