Representantes provinciales se reunirán con Guillermo Francos. Las entidades se declararon en alerta y solicitaron a los senadores y diputados nacionales de Tucumán y el NOA que se pronuncien en contra del mega DNU y el proyecto de “ley ómnibus”, en lo relacionado al sector sucroalcoholero.

ALCANCE. La producción y elaboración de caña de azúcar, entre los sectores productivos beneficiados.
ALCANCE. La producción y elaboración de caña de azúcar, entre los sectores productivos beneficiados.

Luego del cónclave del jueves pasado entre el gobernador de TucumánOsvaldo Jaldo, y el ministro del Interior, Guillermo Francos, en la Casa Rosada, un scrum de funcionarios provinciales llegará este lunes a Buenos Aires para plantear sus reparos respecto a la “ley ómnibus” y al mega DNU impulsado por el presidente Javier Milei.

Dentro de ese pelotón, la representación tucumana llevará de primera mano ante Nación los reclamos de los sectores azucareros y del bioetanol.

El encuentro fue confirmado a Ámbito por fuentes provinciales e incluirá a funcionarios de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Salta y Jujuy, entre otros.

Días atrás, industriales, cañeros y trabajadores se expresaron en contra del ingreso de azúcar importada, sin barreras arancelarias, y de la desregulación de la producción y comercialización de bioetanol en base a caña de azúcar.

Todos los sectores coincidieron en pedir a los senadores y diputados nacionales tucumanos que rechacen el mega DNU y el proyecto de “ley ómnibus” del presidente Javier Milei, que contiene ambas medidas, por considerar que “ponen en riesgo la subsistencia del sector”.

Las expresiones públicas de las entidades se realizaron la semana pasada y mostraron la preocupación que persiste entre esta dirigencia porque hasta el momento no hubo ninguna expresión en bloque de los parlamentarios tucumanos, tanto del oficialismo como de la oposición, sí de manera individual, acerca de la defensa de actividades que son centrales para la economía tucumana. También lo es para la región, ya que la industria azucarera está presente y en gran dimensión en Salta y en Jujuy.

Esta agroindustria es para el NOA un pilar clave, al estar constituida por 19 ingenios azucareros, 16 destilerías, casi 400.000 hectáreas con este cultivo y gran parte de la materia prima es provista por más de 6.000 cañeros independientes.

En materia laboral, ocupa 57.000 trabajadores en empleo directo, más proveedores de bienes y servicios, fraccionadores, distribuidores y transportistas, entre otros rubros que también se benefician.

Por esta razón, en el caso de los cañeros, señalaron a Ámbito en un documento que “se deben mantener las medidas tendientes a evitar el ingreso de azúcar y alcohol a precios eventualmente subsidiados (de “dumping”), y también sostener las condiciones que llevaron y llevan a las empresas a realizar enormes inversiones de capital, previstas hasta 2030″.

La postura cuenta con el respaldo de Centro Azucarero Regional de Tucumán (CART), la Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT), Cañeros Unidos del Este (CUE), Cañeros del Sur, la Federación Agraria Argentina, las cooperativas cañeras La Merced y El Porvenir, y Cañeros Independientes del Sur.

“Si llegara a ingresar azúcar importada podría resultar en la pérdida de cientos de empleos en la provincia y en la región”, manifestó Sergio Fara, referente de UCIT. “Hemos pedido una audiencia al señor gobernador para que abordemos todos estos temas, seamos partícipes y colaboremos en lo que sea necesario destrabar esta grave situación que nos está aquejando”, cerró.

Industriales

Desde el Centro Azucarero Argentino (CAA), que agrupa y representa los intereses de los ingenios del NOA, si se derogase la Ley del Azúcar, sancionada en 2003, tal como lo establece el mega DNU, se traduciría en la desaparición de las barreras arancelarias para la importación de azúcar que contempla esta legislación.

“El mercado internacional del azúcar es uno de los más regulados del mundo, por los subsidios, el dumping y restricciones de todo tipo de algunos países, que perjudican a los productores no subsidiados, como los argentinos”, señala el pronunciamiento del sector. Entienden que sería imposible para la producción local competir con gigantes del mundo, como lo es Brasil, que protege a esta actividad.

La otra decisión que impugnan el CAA y los cañeros tucumanos es la modificación que se impulsa de la Ley de Biocombustibles 27.640 -artículos 307 a 315-, contemplada en el proyecto de “ley ómnibus” que elevó el Gobierno nacional al Congreso.

La semana pasada, el gobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, recibió a Jorge Feijóo, presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA).

La semana pasada, el gobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, recibió a Jorge Feijóo, presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA).

Entre los cambios que impulsa, se destaca la libre importación de bioetanol para su mezcla con naftas, la habilitación a las petroleras para producirlo y autoabastecerse o comprarlo a precio libre -a pesar de la posición dominante de tres empresas que compran el 95% del bioetanol a 20 elaboradoras-, elimina la participación equilibrada en el abastecimiento por parte de las elaboradoras de bioetanol y faculta a la autoridad a reducir el porcentaje de mezcla del 12% con una decisión administrativa. Hasta ahora, las petroleras están obligadas a comprar producción argentina.

Si se liberase, se señala, las petroleras podrán adquirir alcohol derivado de caña de azúcar y maíz a precio de “dumping”, es decir, cuando empresas extranjeras introducen productos a precios artificialmente bajos en un mercado externo.

Frente este escenario, Jorge Feijóo, presidente del CAA, sostuvo a Ámbito: “Haremos las contribuciones para que los diputados y senadores nacionales introduzcan cambios al proyecto de ley y se evite destruir un sistema de combustibles limpios que aporta agregado de valor a la producción regional, el medio ambiente y el entramado socioeconómico del NOA”.

Trabajadores

El poderoso gremio de los trabajadores del azúcar de Tucumán, la FOTIA, también se expresó en idéntica postura que el empresariado.

“Nos declaramos en estado de alerta y movilización debido a lo presentado por el Poder Ejecutivo”, informó Roberto Palina, el secretario general de la Federación Obrera de la Industria Azucarera. De acuerdo al dirigente, la actividad se desarrolla en armonía y con posibilidades de crecer, escenario sucroalcoholero en el que los trabajadores están colaborando.

“Por eso pedimos que antes de tomar una decisión tan drástica se estudie minuciosamente el tema, orientando el foco en aumentar la empleabilidad, y no como se propone por estas vía que harán perder una enorme cantidad de fuentes de trabajo”, indicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *