En el corredor productivo más importante de Luján hay bodegas reconocidas en el mundo y productores y cosechadores sufren robos y otros delitos. Especial planteo al Ministerio de Seguridad

Impunes: la imagen fue tomada cuando delincuentes se llevaban los palos que acababan de robar de una viña del corredor productivo de Luján.

Impunes: la imagen fue tomada cuando delincuentes se llevaban los palos que acababan de robar de una viña del corredor productivo de Luján.

Grandes y pequeños productores vitivinícolas de Perdriel y Agrelo, Luján, aseguraron que ya no saben qué más hacer para no ser víctimas de robos, asaltos y otros delitos en sus fincas a toda hora del día. Indicaron que hace cuatro años que buscan alguna respuesta y solución, pero no son escuchados. Presentaron un escrito en el Ministerio de Seguridad con propuestas que creen que puede mejorar la situación en el corredor productivo.

Se trata de las fincas ubicadas por calle Brandsen, Costa Flores, hasta la Ruta 15, incluida la mítica calle Cobos donde aseguraron que nació la vitivinicultura. Allí están las reconocidas bodegas Norton, Catena, Chandon, Navarro Correas, Mendel, Luigi Bosca y Achaval Ferrer, además de productores pequeños. El lugar forma parte del circuito de Enoturismo de la provincia.

Las víctimas indicaron que primero tomaron medidas cada uno por su parte, pero ante la creciente ola de delitos que sufrían crearon grupos de Whatsapp para alertar ante diferentes situaciones que ocurrían. Eso tampoco sirvió y se unieron para hacer reclamos a la Municipalidad de Luján, “pero nunca hubo respuestas acordes para solucionar o intentar resolver el problema”, expresaron en un escrito.

Los productores aseguraron que ya no saben qué hacer para que no les roben los cables y tableros de alta tensión completos.

Los productores aseguraron que ya no saben qué hacer para que no les roben los cables y tableros de alta tensión completos.

Según explicaron, esta situación comenzó en el 2019, luego que levantaron las viviendas del Bajo Luján y se reacomodó a las familias en barrios aledaños a la zona productiva.

“Todo esto sin un trabajo previo con las bodegas de la zona, ni un trabajo social que permitiera la re inserción y articulación de las familias en su nuevo entorno. La consecuencia de esta relocalización es hoy un aumento exponencial de los casos de delitos contra la propiedad, siendo tanto la industria, los productores y los vecinos, víctimas de constantes delitos que van desde robos y asaltos a entraderas y robos agravados”, señalaron.

Agregaron que hasta los mismos cosechadores con asaltados mientras trabajan en las fincas, donde les roban los celulares y los implementos que utilizan para realizar la cosecha. “Los hechos son cada vez más asiduos y violentos”, manifestó una productora de la zona.

Pequeños y grandes productores reclamaron al Ministerio de Seguridad

Este problema de inseguridad que sufren hace al menos 4 años, indicaron que “la actividad vitícola y agrícola de la zona se ve seriamente amenazada por la imposibilidad de seguir asumiendo las pérdidas generadas por los reiterados e intensos robos de capital de trabajo, que va desde tractores, vehículos, equipamiento de bodegas, alambrados, cierres perimetrales, compuertas de riego, telas antigranizo, elementos de riego presurizado, tableros de pozos y asaltos constantes al personal de finca que se encuentra desarrollando tareas”.

Denunciaron que también les roban la tela antigranizo, los palos de las viñas y alambres, y dejan todo destruido.

Denunciaron que también les roban la tela antigranizo, los palos de las viñas y alambres, y dejan todo destruido.

Señalaron que esto complica a que otros inversionistas quieran instalarse en la zona, o que muchos emprendedores locales o extranjeros decidan irse debido a que no pueden enfrentar la situación de inseguridad.

En la mañana del martes, un grupo de representantes de los bodegueros del corredor productivo de Luján fue recibido por autoridades del Ministerio de Seguridad a quienes les entregaron un petitorio y les relataron las situaciones que viven a diario que imposibilita continuar con su trabajo.

Solicitaron intensificar y mejorar la calidad de los servicios de patrullaje en la zona, con trabajo de inteligencia para neutralizar la delincuencia, instalar alarmas comunitarias y cámaras de video vigilancia, paradas de colectivos, corredores escolares, corredores turísticos seguros, presencia de la Policía Rural y Turística en la zona, realizar trabajos para mapear el crimen, vigilancia policial en puntos calientes y generar una mesa de trabajo para la prevención del delito rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *