El Gobierno nacional presentará un proyecto para que adolescentes desde los 14 años sean penalmente responsables. La discusión ya está planteada en la provincia: especialistas la ven como positiva, pero también advierten que no resolverá la inseguridad.

Imagen de archivo.

El Gobierno nacional propondrá a través de un proyecto de ley bajar la edad de imputabilidad de 16 a los 14 años, sin distinción según el delito cometido. La discusión no es nueva y en Mendoza ya hay especialistas que expresaron, por un lado, su rechazo y, por el otro, su postura para que se implemente.

Para la aplicación, el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona plantea un sistema procesal distinto y hace énfasis en la necesidad de reeducar a los menores, en la obligatoriedad escolar y laboral. Tenemos que darle herramientas para que puedan volver a reinsertarse en la sociedad“, expresó.

Cúneo Libarona reconoció que analiza bajar la edad de imputabilidad

El ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, volvió a poner sobre la mesa la discusión sobre la baja de edad de imputabilidad. El Funcionario reveló que está analizando la decisión junto a una comisión para ver si incluyen todos los delitos o…

En la actualidad, los menores no son punibles si no han cumplido 16 años. Por otro lado, los menores que tengan 16 años y hasta los 18 son punibles, pero no pueden ser juzgados en procesos como si fueran mayores de edad.

La advertencia de Seguridad

Frente a la propuesta, El Sol dialogó con la ministra de Seguridad de la provincia, Mercedes Rus, quien se mostró a favor del debate de la baja de imputabilidad de los jóvenes en conflicto con la ley penal.

“A partir de la última reforma del Código Civil y Comercial, que establece nuevos derechos y responsabilidades a partir de los 13 años, el debate es necesario. Hay un nuevo paradigma que ha contemplado nuevas realidades sociales y una mirada distinta sobre la evolución psicofísica de aquellos”, expresó la funcionaria.

Mercedes Rus, ministra de Seguridad de Mendoza.

Rus advirtió que la baja de la edad de imputabilidad debe acompañarse de un “abordaje efectivo” sobre los jóvenes que se somete a proceso y, en su caso, a privación de la libertad. “Un abordaje responsable con la especialidad que requiere la materia, pero también, responsable para con la sociedad en relación a la reinserción social de dichos jóvenes. No puede ser peor el remedio que la enfermedad”, apuntó.

Pese a la iniciativa, la ministra advirtió que no se pueden crear falsas expectativas sobre la directa relación entre la baja de imputabilidad y la seguridad.

“Reducir la edad de imputabilidad no previene delitos, ya que estos ya han ocurrido. Es mejor trabajar en la prevención a través de medidas situacionales a corto plazo y analizar las causas a mediano plazo. Bajar la edad de imputabilidad no es una solución”, puntualizó Rus.

La reforma exigiría más cambios

Según explicaron los profesionales, el índice de delincuencia juvenil en Mendoza es mucho más bajo en comparación con otras provincias similares en cuanto a dimensión.

“En la actualidad, son unos 53 los jóvenes internados en la Dirección de Responsabilidad Penal y Juvenil (DRPJ) -el llamado ex Cose- donde se alojan chicos de 16 a 18 años. La mayoría se encuentran encerrados por delitos graves o reincidencia”, contó Arturo Piracés, ex titular de la institución durante muchos años.

Imagen de archivo.

Piracés sostuvo que si la reforma de la ley avanza, habrá más cambios que implementar, empezando por la arquitectura. Recalcó que “el recurso humano será fundamental para estos cambios, además, habrá que contar con inversiones edilicias y demás. No es algo barato, pero los resultados son un aliciente para el futuro de los chicos y también de la sociedad, ya que permitirá bajar el nivel de delincuencia juvenil”.

Arturo Piraces, ex titular del Cose. Credit: El Sol

Estoy de acuerdo con que haya una baja de edad de procesamiento para que los chicos, de alguna manera, puedan ser más protegidos por el Estado y no esperar hasta los 16 años para empezar a tomar medidas“, agregó Piracés.

En el 2017, durante el primer mandado de Alfredo Cornejo, como gobernador de Mendoza, se creó el Centro de Adolescentes con Medidas de Excepción (CAME), que brinda amparo residencial alternativo temporal a aquellos adolescentes que se encuentran separados de su familia mediante Medidas Excepcionales de Protección.

“Si bien el lugar es un espacio interesante, se necesita un régimen más estricto para poder trabajar en la reeducación de los menores. Lo ideal sería crear un sistema educativo, como tiene el ex Cose, con primario, secundario y educación práctica para el trabajo. También tutelarlos para que tomen un rumbo distinto y vean el futuro”, enfatizó el ex titular del Cose.

La discusión penal

Gianni Venier, ex ministro de Seguridad, consideró que la reforma penal “es muy razonable, porque ha cambiado enormemente la concepción de lo que se entiende por minoridad y de lo que se entiende por comisión de delito”. De hecho, aseguró que “los cánones de edad son antiguos”. A la par, sostuvo que mientras ya la Nación está estudiando la posibilidad de su aplicación, “Mendoza de por sí, tiene un sistema que lo hace”.

Gianni Venier, ex ministro de Seguridad de Mendoza.

El ex ministro consideró muy positivo que se baje la imputabilidad de menores“Mientras están presos, por lo menos no delinquen y permanecen alejados de los contextos peligrosos donde frecuentaban habitualmente”, argumentó.

Para el ex legislador del PJ y especializado en temas de seguridad, Daniel Cassia, la cuestión “no sólo pasa” por establecer que un menor es responsable penalmente desde los 14 años, sino que “también hay que crear un Régimen Penal Juvenil acorde y un abordaje interdisciplinario en el contexto del menor que delinque“.

En su paso por la Legislatura, Cassia presentó un proyecto en el 2008 que revalidó en 2013 durante su campaña a diputado nacional, pero por falta de consensos no prosperó. Su plan planteaba, además de la reducción de la edad, un sistema de abordaje social y educativo para que los menores lograran su resocialización.

Ya en esa época los delincuentes mayores de edad se valían de la voluntad de los menores para delinquir a sabiendas de que no tendrían punibilidad“, refirió.

La importancia de una nueva oportunidad

Pero en el debate también están los que ponderan las oportunidades mediante la educación. Mary Salazar, que es asistente social en el ex Cose, aseguró que el abordaje temprano previene futuros efectos.

Cuando hablamos de delito no es una cuestión de causa-efecto la respuesta, sino que hay que mirar las distintas aristas que componen las situaciones en las que estos jóvenes se ven involucrados para llegar a la acción“, sostuvo.

En consonancia con la especialista, la ministra Rus contempla que “se debe seguir trabajando fuertemente desde la perspectiva educativa, contención deportiva y social con los jóvenes para, proyectivamente, ir disminuyendo la participación de adolescentes en contextos delictuales”.

Para la profesional, el 80% de los jóvenes que se encuentran internados en la DRPJ tienen recuperación. “Cuando generás el espacio de reflexión, encuentro mucho material humano y, la mayoría, refleja sus ganas de salir adelante y de poder reflexionar, de querer cambiar su vida, pero lo que no tienen son las condiciones, las herramientas”, concluyó Salazar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *