Casi 300.000 soldados israelíes de la reserva – no profesionales – han dejado sus vidas como civiles para combatir en la nueva guerra contra Hamás y Hizbulá. Pero su permanencia en el frente presenta un gran dilema para el Estado de Israel. Pilar Cebrián de la Voz de América nos explica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *