Las autoridades chilenas ampliaban el toque de queda en las ciudades más afectadas por las llamas, y anunciaban apesadumbradas la muerte de al menos 112 personas como consecuencia de los diferentes focos de fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *