Los mandatarios provinciales esperan para este lunes una respuesta del oficialismo a sus planteos por más fondos antes de comprometer su apoyo. El Gobierno sigue plantado en no coparticipar el Impuesto País y la votación en particular de la megaley pende de un hilo. El martes podría votarse un texto distinto al que se aprobó en general la semana pasada. “Es un toma y daca”, dicen desde la oposición light. 

La Libertad Avanza no tiene garantías de qué va a pasar el martes con la votación en particular  (Fuente: NA)
La Libertad Avanza no tiene garantías de qué va a pasar el martes con la votación en particular . Imagen: NA

Más allá de la aprobación en general del proyecto de Ley Ómnibus que el Gobierno consiguió el viernes, La Libertad Avanza no tiene garantías de qué va a pasar el martes con la votación en particular y, por estas horas, todo tambalea. Las negociaciones entre el oficialismo y los gobernadores sigue frenética y la oposición amigable espera tener algún tipo de respuesta este lunes por parte del poder Ejecutivo para ver cómo seguir. El debate central pasa por si el Gobierno coparticipará o no el Impuesto País o cómo hará para dotar de fondos a las provincias y conseguir sumar voluntades en el recinto para votar el resto de los artículos como privatizaciones, facultades delegadas y para lograr la toma de deuda sin pasar por el Congreso, entre otras cuestiones.

El viernes, en la reunión que tuvieron con el ministro del Interior, Guillermo Francos en el Congreso, los opositores dialoguistas dieron tres opciones al oficialismo: ir a la votación en particular con las cosas como están y que todo se resuelva en el recinto –con grandes chances de que gran parte de la ley se caiga–; aprobar por un año más el Impuesto País y que se asegure el flujo a las cajas de jubilaciones en los artículos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad o, directamente, coparticipar el Impuesto País

País o no País, esa es la cuestión

En caso de coparticipar ese impuesto, que es el tercero más importante con el que cuenta el estado nacional, una de las propuestas que se llevó Francos es que el 70 por ciento quede para nación (actualmente eso se destina a la Anses y al PAMI y seguiría así), que el 21 pase a ser para las provincias, mediante coparticipación, y que el 9 por ciento quede para el Renabap. 

Si bien hay que esperar a ver qué dice el gobierno este lunes, desde Casa Rosada aseguran a Página/12 que “la idea es eliminar el impuesto País y por lo tanto no hay chances de coparticiparlo”. En esa línea, agregan que “esa es la postura en Economía”, y que “hacia mediados de año se va a presentar una reforma integral del sistema tributario eliminando todos los impuestos distorsivos para que empiece a regir en enero del 2025”.

Si el gobierno sostiene esa postura y este lunes no presenta soluciones, tendrá que ver qué estrategia traza para impedir que el tema se trate en particular en el recinto el martes como quieren los gobernadores. Los artículos del Impuesto País no fueron excluidos para el tratamiento en particular de la ley y por eso la oposición puede imponer el tratamiento de la coparticipación del Impuesto PAÍS. El gobernador de Córdoba Martín Llaryora es uno de los que más fuerte está negociando y tiene a los gobernadores de aliados, incluso del peronismo, para lograr sus objetivos. Ya tendría los votos necesarios para tratar la coparticipación del Impuesto País en el recinto.

Facultades y privatizaciones

En caso de no contentar a los mandatarios provinciales y a los diputados de la oposición dialoguista tambalean los puntos centrales de lo que queda de la ley y que el gobierno necesita aprobar. Los cinco diputados de Córdoba podrían no votarle a Milei las facultades delegadas, por ejemplo. Por eso el Gobierno incorporó otra vez en el articulado el tema del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, –por el pedido de Llaryora de recuperar fondos para las Cajas de Jubilaciones–, entre otros.

“No quedará como está en el dictamen. Es un toma y daca”, dicen desde la oposición amigable. Algo en lo que también habrían dado la negativa a Milei es a la venta de los activos de la Anses. El capítulo de privatizaciones, en tanto, sigue en veremos. Desde la UCR, por ejemplo, están planteando que será necesario darle más transparencia al proceso. 

Piden que en las privatizaciones se usen los parámetros del decreto del expresidente Mauricio Macri de 2016, para que haya un seguimiento online de cada paso para que sea accesible a cualquier ciudadano que quiera controlar. LLA habría tomado ese pedido de la UCR. También se verá el lunes. Otro reclamo era que no haya un anexo con todas las empresas juntas, sino que se trate una por una. Todavía tampoco hay respuesta sobre ese planteo.

El tema del Impuesto País y las restricciones para la toma de deuda estarían en el centro de las discusiones por estas horas. La idea de algunos gobernadores era hacer un zoom durante el fin de semana para ver cómo continuar. Algunos de ellos lo pidieron. Sin embargo decidieron esperar al lunes para tener el texto nuevo que prometió el gobierno. “La idea es el lunes, con tiempo, poder evaluar bien, las horas que haga falta, hablando con todos. El zoom no daba esa posibilidad”, expresan cerca del bloque de HCF.

La promesa de un nuevo “pacto fiscal”

Mientras tanto, en el gobierno dicen que trabajan en la elaboración de un nuevo “pacto fiscal”. “Eso es a futuro porque un pacto fiscal es muy complejo. Es una conversación mucho más larga que un impuesto”, dicen desde Casa Rosada y agregan que “hacia mediados de año se va a presentar una reforma integral del sistema tributario eliminando todos los impuestos distorsivos”. 

“Está lleno de impuestos distorsivos, hay casi 200. IIBB y retenciones son los dos más claros”, dicen desde Balcarce 50 y agregan que la “reforma”, se deber hacer “cuando haya equilibrio fiscal”, y que por eso apuntan a que pueda estar vigente dentro de un año. “Después tiene que pasar por el Congreso. El plan es tener mayor base de contribuyentes con una menor carga fiscal. Impuestos baratos y fáciles de cobrar”, repiten en Rosada.

Dicen, en tanto, que no avanzarán con la coparticipación del Impuesto País porque “se tiene que eliminar”. “No tiene razón de ser, en un contexto cambiario normal y sin cepo, un impuesto así. Cuando se salga del cepo se elimina. La idea es eliminarlo antes de la reforma integral del sistema tributario prevista para enero del 25″, subrayan. “Cuando se salga el Impuesto País cae por sí solo. Si se coparticipa nunca más se puede eliminar. Es más difícil”, remarcan.

El presidente Javier Milei, mientras la bomba de tiempo está activa y todavía no se sabe qué pasará con su ley en el recinto el martes, el lunes por la tarde se subirá a un avión para viajar a Israel. Emprenderá una gira internacional que terminará en el Vaticano con el Papa Francisco. Lo acompañarán su hermana, la secretaria general de la presidencia Karina Milei y la canciller Diana Mondino. También se dijo que iría con ellos el jefe de gabinete, Nicolás Posse, pero según supo este diario él finalmente se quedará en la Argentina para seguir las negociaciones con el Congreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *