En diciembre, el IPI manufacturero se contrajo un 12,8% respecto a igual mes de 2022. El acumulado enero-diciembre también se redujo 1,8% de forma interanual.

La industria se derrumbó en diciembre: cayó 12,8% interanual.
La industria se derrumbó en diciembre: cayó 12,8% interanual.

La actividad industrial cayó con fuerza en diciembre, al contraerse un 12,8% interanual. A su vez, el último mes del año pasado, el índice de la serie desestacionalizada mostró una variación negativa de 5,4% respecto a noviembre y el índice serie tendencia-ciclo registró una baja de 0,6% en igual comparación, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

En diálogo con ÁmbitoGonzalo Semilla, economista Jefe de CREEBBA, aseveró que “el Índice de Producción Industrial Manufacturero finaliza el año con resultados negativos, ya que en diciembre la producción cayó un 5,4%, la segunda caída más importante del año“. Además especificó que, si se observa la variación de diciembre 2023 respecto a diciembre del año anterior, la caída es más notable, siendo la más pronunciada desde la salida de la pandemia e incluso se convierte en el descenso más destacado desde 2016.

En cuanto a las causas, Claudio Caprarulo, director de Analytica, explicó: “La caída en la producción se explica por varios factores, obviamente existió una contracción en la demanda interna explicada por el salto en la inflación. Al mismo tiempo, las importaciones alcanzaron mínimos históricos“.

Al respecto un informe de la misma consultora resaltó que el elemento clave que explicó en diciembre el saldo positivo del BCRA en el MULC fue el freno en el pago de importaciones: en diciembre las compras externas efectivamente canceladas tuvieron una caída del 85% interanual hasta u$s723 millones y, descontando las importaciones de Energía, la baja fue del 88,1% interanual. “Es más, las importaciones CIF (costo, seguro y flete, según su sigla en inglés) sin energía alcanzaron los u$s495 millones, lo que las posicionó un 60,5% por debajo del mínimo histórico de la serie, registrado en febrero del 2003“, reveló Analytica.

Para Semilla, por su parte, en la última fase del año hubo un clima adverso para los negocios que se pudo evidenciar con esta última medición del IPI y, entre los detonantes, mencionó: “La incertidumbre política de las elecciones (Generales y Ballotage), el stock de Leliqs (financiamiento del Tesoro por medio del BCRA), la escalada de precios, y un tipo de cambio atrasado”.

Industria: cuáles fueron los sectores más afectados

En diciembre, 14 de las 16 divisiones de la industria manufacturera presentaron caídas interanuales. “A grandes rasgos y de manera sintética, todos los sectores presentaron descensos que van desde el -42,2% a -6,1%”, detalló Semilla. Cabe resaltar que los más revelantes en función de sus pesos relativos (ponderación) son los alimentos, bebidas y tabaco; las sustancias y productos químicos; la industria metal básica; y la madera y sus derivados que, entre todos, conforman el 55% del total.

Desagregando los sectores, oleaginosas presentó una caída por encima del 20%, la madera presentó una baja del 6,4%, los agroquímicos registraron un descenso del 11,4% y la industria siderúrgica con mermas cercanos al 25%, explicaron desde CREEBBA.

“Esto denota el freno general del sector industrial que incluye a los principales sectores que dinamizan la economía nacional, tanto en la generación de productos y mercaderías como de empleo”, amplió Semilla: “La capacidad instalada del sector ha demostrado en los últimos meses cierto debilitamiento por lo que se condice con los resultados del mes de diciembre”.

Qué podemos esperar los próximos meses

Tobías Pejkovich Balbiani, economista de Facimex Valores, le confirmó a este medio que “los primeros indicadores adelantados para enero también son negativos”, al respecto remarcó que las ventas minoristas cayeron 29% anual, los despachos de cemento 20% anual, el índice construya 29% anual y la recaudación tributaria vinculada a la actividad 17% anual.

“Si comparamos contra diciembre, el índice construya sin estacionalidad cayó 20% mensual y nosotros estimamos que la recaudación tributaria vinculada a la actividad sin estacionalidad retrocedió 6,4% mensual tras caer 11,9% mensual en diciembre”, especificó.

Sobre lo que pueda venir hacia adelante, adelantó que proyectan que la economía ingrese formalmente en recesión en el primer trimestre del 2024 y que, de cara al año completo, proyectan una caída del 1,5% del PBI.

“Si bien esta cifra puede parecer acotada en relación a la magnitud del ajuste fiscal y externo, se encuentra fuertemente distorsionado por la reversión de los efectos de la histórica sequía que sufrió Argentina en 2023. En este sentido, la producción de soja, maíz y trigo prácticamente se duplicaría este año según los números de la BCBA, lo que implicaría una caída del 6,7% anual para el resto de la economía al tomar nuestro escenario base para la actividad agregada”, cerró Pejkovich Balbiani.

Por último para Semilla también será clave para el periodo que sigue, la nueva gestión política y económica asociadas a conflictos en el parlamentos (DNU, Ley Omnibus) y el ajuste del tipo de cambio con su impacto notorio en los precios, lo que nos daría como resultado una caída más pronunciada en el sector industrial para las mediciones de los meses siguientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *