Si bien el último aumento en AMBA acercó el valor al de las provincias, en muchos distritos se discutía una suba, que ahora será mayor.

Una queja habitual de los gobernadores en Casa Rosada es la inequidad en el reparto de los subsidios al transporte que tiene como máximos beneficiarios a Buenos Aires y CABA.
Una queja habitual de los gobernadores en Casa Rosada es la inequidad en el reparto de los subsidios al transporte que tiene como máximos beneficiarios a Buenos Aires y CABA.

El anuncio del Gobierno nacional sobre la eliminación del Fondo Compensador del Interior que subsidia el boleto del transporte interurbano generó una reacción desde las provincias. En primer lugar, porque entienden que se trata de una medida de venganza de Javier Milei contra los gobernadores, a quienes tildó de “traidores” después de la derrota legislativa libertaria en torno a la ley ómnibus.

Además, en las ciudades del interior ya se paga una tarifa más cara que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y ahora podría elevarse hasta $1.700, en el caso más extremo. En esa lógica, en despachos de los gobernadores observan que el AMBA mantiene el beneficio, un reclamo que trasciende administraciones nacionales. “No es tanto el impacto en el pasaje, sino cómo se toma la medida: en AMBA se subsidia el 85% del valor y en el interior apenas el 10%”, dijeron desde una provincia a Ámbito.

En general, empresarios y gestiones locales advierten que ahora el boleto rondará el valor de un dólar “blue”, es decir, en torno a los $1.300 pero con picos de $1.500.

Actualmente, el boleto más caro se paga en Corriente, donde cuesta $590. Lejos de los $270 del AMBA tras el alza de esta semana. Así, se acercó a las tarifas del resto de las ciudades del país, pero estas últimas están en plena discusión para aplicar una suba. Por ejemplo, en Tucumán está $230 pero los empresarios pidieron aumento hace dos semanas. Sin el Fondo Compensador, dijeron desde el empresariado, debería rondar entre $1000 y $1100. En sintonía, en Rosario aumentó este lunes a $340 y ahora hablan de llevarlo a $1.000. Vale destacar que como en Santa Fe no rige la tarjeta SUBE, por donde el Gobierno planea canalizar los subsidios, el impacto de la medida nacional será mayor. Una especie de castigo dirigido al mandatario Maximiliano Pullaro. Hecho similar ocurre en Córdoba, con Martín Llaryora, desde donde dijeron a este medio que el boleto superará los $1100. Ambos gobernadores están entre los apuntados por Milei, al igual que el salteño Gustavo Sáenz: allí cuesta $290 pero desde el 4 de marzo se irá a $490. Ahora, encaran una nueva discusión tras el recorte de Milei.

Otro caso es el de Mar del Plata: el boleto vale $290 pero se estaba discutiendo llevarlo a $690. Sin el subsidio podría elevarse a $790. En Misiones, los valores varían según la ciudad: Posadas $250 o $330 (con o sin SUBE, respectivamente), Oberá $150 o $200. Tanto en el gobierno como en las empresas de transportes ya mencionan un boleto que rondaría los $1.300.

En otro distrito, elevaron incluso la vara: “estará en torno a u$s1,5”. Es decir, a valor oficial, alrededor de $1.700. Actualmente, en muchas ciudades el boleto estaba en al menos $300 desde hace tiempo, y estaban a la espera de una actualización. Córdoba capital, Villa María o Río IV en $340; Bariloche $320 (Río Negro); Merlo (San Luis) $300; Concepción del Uruguay (Entre Ríos) $370; y varios puntos bonaerenses: Pergamino $507, Junín, Tandil y Carmen de Patagones $300. Ahora, al aumento que estaba en discusión se sumará el cargo del fin del Fondo Compensador.

Vale recordar que la última distribución de subsidios de Nación fue la correspondiente al periodo septiembre-diciembre, que implicó cuatro pagos mensuales y consecutivos de $ 9.000 millones para las provincias, lo cual fue reforzado con otros $ 6.000 millones a mediados de noviembre.

Aportes de las provincias

En varios distritos los aportes de la provincia sostienen un boleto económico, como en La Rioja o Mendoza, gobernadas por el peronista Ricardo Quintela y el radical Alfredo Cornejo, donde está $150 y $200, respectivamente. Y no creen que ahora la situación sea diferente.

“A nosotros Massa nos dejó todo el año pasado sin fondo de transporte. Si bien afecta la noticia de hoy, no cambia estructuralmente la situación del transporte. Vamos a llamar a Audiencia Pública para revisar la tarifa, pero vinculado al aumento de los ítems que afectan principalmente la prestación del servicio: costo del gas oil, costo del dólar oficial y paritarias. Los dos primeros han aumentado muy por encima de la inflación y explican casi la mitad del costo del servicio”, expresó a Ámbito Natalio Mema, ministro de Gobierno, Infraestructura y Desarrollo Territorial de Mendoza.

“Los aportes nacionales al sistema de Mendoza (cuando llegaban) implicaban el 10% del costo del servicio. La tarifa paga otro 10% y el resto lo aporta la Provincia”, señaló el funcionario de Cornejo, quien no obstante señaló: “Lo que nos sorprendió de hoy no fue la eliminación del fondo, que lo esperábamos. Nos sorprendió que se lo dejen al AMBA”, añadió.

Desde otro distrito apuntan en la misma dirección: “El reclamo es que se escuche al interior y que se entienda su planteo específico, que no es hacia este Gobierno sino general. El alerta de hoy fue por cómo plantean distribuir el subsidio. Un esquema subsidio por demanda está bien, el problema es cómo lo van a aplicar: hay muchas ciudades del interior que quedan afuera porque no tienen SUBE”, manifestaron desde un municipio del JxC a este medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *