Es un espécimen de las 283 aves silvestres protegidas en Mendoza. El cernícalo utilizó el dispositivo creado para evitar su ahogamiento al beber agua.

El ave protegida bajó a beber agua

El ave protegida bajó a beber aguaFoto: Prensa Ministerio de Energía y Ambiente

Un productor de General Alvear que tiene instalada una de las “rampas de escape” impulsadas por el Ministerio de Energía y Ambiente de Mendoza, logró filmar a un “halconcito colorado” que sale ileso de un reservorio de agua gracias a este dispositivo, uno de los 200 que hay instalados en la provincia para proteger a la fauna silvestre.

“Fue en un campo en la localidad de Cochicó, General Alvear”, aseguró el director de Biodiversidad y Ecoparque, Juan Ignacio Haudet.

“Se trata de un halconcito colorado. Estuvo primero secándose las plumas y después pudo volver a volar. Los propietarios quedaron asombrados de cómo el animal, que cayó al reservorio, logró llegar a la rampa y salir ”, agregó.

El cernícalo americano ( Falco sparverius), también conocido como halconcito colorado, cuyaya, falcón común, quilico o simplemente cernícalo, es una de las 283 especies de aves silvestres protegidas en Mendoza. Se alimenta de insectos, roedores, otras aves, anfibios y reptiles pequeños (especialmente en zonas áridas como nuestra provincia).

Para evitar que las aves y otras especies protegidas sufran ahogamiento se implementó este sencillo plan, que puede ser instalado por todos los productores que se contacten con Energía y Ambiente a través de Fauna.

El ave salvó su vida por la rampa de escape instalada en el campo de General Alvear

El ave salvó su vida por la rampa de escape instalada en el campo de General Alvear

Foto: Prensa Ministerio de Energía y Ambiente

Qué son y cómo funcionan las rampas de escape como la de General Alvear

Las rampas de escape son un implemento de alambre creado para que los ejemplares de la fauna silvestre puedan acceder y salir de los reservorios de agua. Esta medida, además de contribuir a preservar la biodiversidad de nuestros ecosistemas, ayuda a mantener la calidad del agua de los reservorios al reducir los tiempos de limpieza de los tanques.

Mendoza es la primera provincia del país en implementarlas en todo su territorio, con el objetivo de proteger y conservar la fauna silvestre. Actualmente cubre con más de 200 rampas un área total 500.000 hectáreas distribuidas entre los departamentos de La Paz, Santa Rosa, San Rafael y General Alvear.

El Gobierno de Mendoza trabaja junto con la Fundación SOS acción Salvaje, el Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina, (CECARA) y Aves Argentinas para seguir instalándolas en los campos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *