El equipo más laureado del deporte cayó al tercer puesto de la clasificación general el año pasado.

Los pilotos de Ferrari Charles Leclerc y Carlos Sainz se mostraron optimistas este martes en la presentación de un coche para 2024 que esperan que sea más fácil de conducir y desarrollar durante la temporada más larga de Fórmula Uno.

El equipo más laureado del deporte, y el único que completó en todos los campeonatos del mundo desde 1950, cayó al tercer puesto de la clasificación general el año pasado, por detrás de Mercedes y del campeón Red Bull.

El monegasco Leclerc dijo que el SF-24, que según el equipo “rompe con la tradición de los dos últimos años”, debería ser menos sensible y más fácil de conducir que el difícil y decepcionante modelo del 2023.

“Espero que el coche dé un paso adelante en varias áreas y, por la impresión que me he formado en el simulador, creo que estamos donde queremos estar”, añadió tras la presentación online y física en el circuito de pruebas de Fiorano.

Además, remarcó: “Esta temporada el objetivo es estar siempre entre los primeros, quiero dar muchas alegrías a nuestros aficionados”.

Leclerc volverá a ser compañero del español Sainz, que está en su último año en Maranello antes de dejar paso al siete veces campeón del mundo Lewis Hamilton, de Mercedes, en 2025.

La temporada pasada, Sainz fue el único piloto que venció a Red Bull y su victoria en Singapur impidió que los campeones arrasaran en las 22 carreras.

Esta temporada se amplió a un récord de 24 carreras, con el regreso de China después de la pandemia y la vuelta de Imola, Italia, después de haber sido cancelada por las inundaciones del año pasado.

“He visto un aspecto completamente diferente, tanto en las formas como en el diseño, y me entusiasma. Estoy impaciente por conducirlo”, manifestó Sainz.

El coche es el primero completamente concebido bajo el mando del jefe de equipo Fred Vasseur, que tomó el relevo de Mattia Binotto en enero de 2023. El francés sostuvo que el equipo necesitaba continuar con el buen final de la temporada pasada.

“También tenemos que estar centrados en las debilidades de 2023 y ser mucho más oportunistas en términos de puntos conseguidos. Estaremos centrados en esto”, agregó.

Ferrari terminó la temporada pasada con Leclerc segundo en Abu Dabi, por detrás de Max Verstappen, de Red Bull, pero aún a 17,8 segundos del triple campeón del mundo, cuyo equipo había renunciado hacía tiempo a desarrollar su coche.

El director técnico del chasis, Enrico Cardile, detalló que todas las áreas del Ferrari habían sido rediseñadas.

“Hemos tenido en cuenta lo que nos han dicho los pilotos y hemos convertido esas ideas en una realidad de ingeniería, con el objetivo de darles un coche que sea más fácil de conducir y, por tanto, más fácil de sacar el máximo partido y llevarlo al límite”, expresó. 

El coche, en su mayor parte rojo, es el número 70 que Ferrari construye para competir en la Fórmula Uno, pero por primera vez desde 1968 presenta franjas longitudinales amarillas y algunas blancas. La temporada comienza en Baréin el 2 de marzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *