Carne cultivada en laboratorios, la estrategia alimentaria del futuro


Se realiza a partir de cultivos celulares que no requieran del sacrificio animal. Busca garantizar la seguridad alimentaria mundial y reducir la carga ambiental de la producción de alimentos.
Carne cultivada en laboratorios, la estrategia alimentaria del futuro

Cultivar carne parece una idea futurista, surrealista quizás. Sin embargo, los especialistas auguran que en 5 ó 10 años la carne cultivada va a convivir con la carne animal que hoy conocemos. Así lo aseguró Juan Craveri, titular del laboratorio homónimo a cargo de la producción.

Durante la presentación de B.I.F.E. (Bio Ingeniería en la Fabricación de Elaborados), el CEO explicó que el objetivo es garantizar la seguridad alimentaria mundial y reducir la carga ambiental de la producción de alimentos, debido a que el aumento de la población mundial y del consumo de carne harán que no alcancen en un futuro que los recursos del planeta en este sentido.

Laura Correa, Licenciada en Ciencias Biológicas y Coordinadora de la División Bioingeniería del Laboratorio Craveri, explicó que para que esta carne pueda ser comercializada aún resta bajarle los costos, ya que por ahora está en desarrollo experimental (la primera hamburguesa de este tipo fue creada en Holanda en 2013 y costó 250.000 euros). Además, en una segunda etapa, será necesario trabajar con un chef que aporte lo relativo a los sabores.

A nivel nutricional, en tanto, es similar a la carne. El desafío a vencer es que “visualmente también sea igual”, añadió la científica. “La tecnología no busca reemplazar sino adelantarse a un problema a futuro; busca la convivencia –entre ambas carnes- para asegurarse que el mundo pueda seguir alimentándose”, aclaró Correa.

Por ahora, entre 30 y 50 personas en el mundo tuvieron la oportunidad de probar la carne cultivada, sostuvo Diego Dominici, Encargado de Producto. Entre ellos, coincidieron en un sabor más ahumado y quizás algo más seco que el de la carne tradicional.

¿Qué es la carne cultivada?

Se trata de la elaboración sustentable de productos alimenticios de origen animal a partir de cultivos celulares que no requieran del sacrificio animal. No se trata de una modificación genética, sino que es producto de la multiplicación in vitro de las mismas células que producen la carne en el animal.

¿Cómo se produce?

El proceso de elaboración de la carne cultivada es similar al de la carne tradicional, pero con una enorme diferencia: las células crecen fuera del cuerpo del animal. El primer paso consiste en obtener una muestra de tejido muscular del animal, en el marco de un procedimiento inofensivo y bajo anestesia. La muestra se traslada al laboratorio, en donde se somete a distintas etapas de procesamiento que permiten aislar las células musculares. Éstas se trasfieren a un medio que contiene nutrientes y factores de crecimiento, los cuales les permiten crecer y dividirse tal y como lo harían en el interior del animal. Más tarde se fusionan naturalmente para dar lugar a estructuras denominadas miotúbulos. Y la agregación de los miotúbulos permite finalmente obtener la carne.

Beneficios de la bioingeniería

  • Gasta un 45% menos de energía
  • Requiere un 99% de terreno
  • Utiliza un 96% menos de agua
  • Cero sufrimiento del animal
  • No emite gases de efecto invernadero

Beneficios de la carne cultivada

  • Evita la salmonella y la Escherichia coli
  • Evita el consumo de antibióticos y hormonas a través de alimentos
  • Es carne limpia

Limitaciones

  • Se necesitan biorreactores para hacerla en cantidad suficiente
  • Según el titular del laboratorio, las regulaciones son muy exigentes
  • Convencer a la gente y acostumbrarse a cambiar de hábitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *