Las escuelas entregarán bolsones en Mendoza, se teme por la seguridad de los docentes

Deben distribuir alimentos durante la cuarentena pero los docentes no tienen alcohol ni guantes y se preocupan por posibles desmanes.
Las escuelas entregarán bolsones en Mendoza y los directivos temen por su seguridad
El no dictado de clases generó que la DGE debió arbitrar otros medios para hacer llegar alimentos a cada chico.

La emergencia sanitaria afecta no sólo al comercio, la economía y el desarrollo del país, sino también -y sobre todo- a las personas que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad social.

Buena parte de este sector tenía garantizada al menos una comida al día para los menores que asisten a clases pero, ante la suspensión de actividades, la Dirección General de Escuelas (DGE) debió arbitrar otros medios para hacer llegar los alimentos a cada chico, mediante un listado de familias relevado hace tiempo atrás por el Ministerio de Desarrollo Social.

Pero aquí se plantean algunos problemas, que fueron expuestos por los directivos de varios colegios y que tienen que ver con la disparidad en la lista de entrega, ya que en algunos casos, tres hermanitos se llevarían tres bolsones de alimentos, mientras que otros niños ni siquiera figuran en esa lista.

Esta situación, además de ser injusta, plantea problemas de seguridad para los directivos a cargo del reparto ya que muchos de estos establecimientos se encuentran en barrios carenciados, algunos atravesados por la violencia y la delincuencia, lo que podría poner en riesgo la integridad de quienes estén a cargo del reparto.

Por último, los mismos directivos plantearon la cuestión de salubridad, ya que no cuentan con los insumos mínimos para manejarse durante la pandemia.

Tal es el caso de la directora del colegio Américo D’Angelo de Guaymallén, Lourdes Sánchez, quien manifestó estar preocupada ya que es la única responsable del reparto de bolsones. Los celadores, maestros y el resto del personal no está obligado a realizar esta acción.

Pero en este caso, además, la directora explicó que “los proveedores quienes deben traer los alimentos al establecimiento no quieren venir el mismo día que se realiza la entrega por temor a desmanes, así que me dejan los bolsones dos días antes”, con el consecuente riesgo que eso implica para la seguridad del edificio.

Por su parte, la directora de la escuela primaria José Segundo León Aguilera, ubicada en Las Chimbas, explicó que en su caso contará con la ayuda de personal que la Municipalidad de San Martín dispuso para tal fin.

Respuesta oficial

Consultadas las autoridades respecto a este operativo inédito en la provincia, la jefa de Gabinete de la DGE, Ana Martiarena, explicó que están trabajando con los delegados para establecer cuáles son las zonas de riesgo o “zonas rojas donde vamos a necesitar apoyo de las municipalidades o del Ministerio de Seguridad”.

Y aclaró que los colegios que se encuentran en estos lugares representan sólo el 10% del total. En este sentido, aseguró que los docentes no deben tener temor, ya que cuentan con el respaldo de las policías municipales y de la provincia.

Por su parte, Eduardo Pulido, delegado de la zona norte -que abarca los departamentos de Las Heras, Guaymallén, Capital y Godoy Cruz- aseguró que están trabajando minuto a minuto con cada una de las consultas que llegan a su despacho, para coordinar el operativo, teniendo en cuenta que es la zona de mayor afluencia de estudiantes.

“Estamos haciendo una sistematizaciòn con las directoras de escuela que me envíen días y horarios de entregas. Eso me permite, enlazado con los municipios, armar la custodia policial y con las municipalidades para que puedan custodiar, resguardar y proteger en la entrega”, apuntó Pulido.

Sin embargo, no todos los colegios de barrios vulnerables están expuestos al mismo nivel de peligro. “En las zonas más delicadas, donde las directoras me están advirtiendo que puede haber problemas con los padres, (vamos a) poner efectores municipales no solamente en rondines sino apostados en el lugar. El universo de escuelas es inmenso entonces tengo que pedir la priorización en aquellas escuelas que están más desprotegidas”, aseguró.

En cuanto al criterio con que fueron armadas las listas que permiten a algunas familias llevarse varios bolsones y a otras ninguno, la funcionaria de la DGE explicó que se trata de 79.000 chicos de los 1.232 establecimientos educativos en los 18 municipios, que fueron seleccionados “de acuerdo a un índice elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social y los que la DGE tiene registrados en el GEM”.

Sin embargo, se apresuró a aclarar que esta situación es sólo a causa de la emergencia sanitaria, con lo cual una vez restablecido el desarrollo normal de clases, los chicos volverían a tener la comida en las escuelas.

En este sentido Pulido explicó que, en caso de advertirse una disparidad evidente en la entrega de bolsones “precisamos que las directoras tengan la discrecionalidad de poder hacer un relistado, apelando a la solidaridad y el buen criterio para un reparto más equitativo”.

Falta de insumos

El otro problema que plantearon las docentes fue el de no tener acceso a los insumos necesarios para prevenir el coronavirus. Desde la DGE explicaron que se han dispuesto partidas de dinero para los fondos de las escuelas para que sean estas las que se provean de los elementos necesarios (alcohol en gel, guantes y barbijos).

Sin embargo, la dificultad de adquirirlos en los comercios hace casi imposible que los docentes puedan estar protegidos. “Ni aunque tuvieran dos millones de dólares en la caja de la escuela podría comprar los elementos porque no hay”, dijo preocupada una de las directoras.

Martiarena, por su parte detalló que la DGE pidió colaboración al Ministerio de Salud para contar con barbijos pero “no va a haber para todos”. Y aclaró su postura: “Tampoco es justo cuando la realidad es que el barbijo debe ir para las personas que están en contacto con infectados directamente. Sería malgastar los pocos recursos que hay”.

En cuanto al alcohol en gel, tanto ella como Pulido coincidieron en que se está trabajando con las escuelas técnicas “para ponerlo a disposición de todos las escuelas de la provincia que deban hacer la entrega de bolsones”. Tanto el alcohol en gel como una partida de biodetergente serán entregados hoy “en cada una de las delegaciones para poder llegar a todos los lugares donde se hace la distribución”.

Por último, Roberto Munives, jefe de la Policía de Mendoza, dijo no estar al tanto del operativo “porque es una decisión del señor ministro”, en tanto que aclaró: “Yo tengo a todos los efectivos en la calle y están a disposición para lo que soliciten”.

Por Carina Bruzzone – Especial para Los Andes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *