Alergia primaveral en pandemia: todo lo que hay que saber para estar alerta

Los síntomas del COVID-19 se pueden confundir, en algunos casos, con los síntomas clásicos de la rinitis alérgica estacional, que se transforma en una gran amenaza para los alérgicos

Uno de los factores que puede producir alergias es la liberación de polen de los árboles, moho y otros alérgenos ambientales que viajan por el aireUno de los factores que puede producir alergias es la liberación de polen de los árboles, moho y otros alérgenos ambientales que viajan por el aire

En nuestro país, más de 800.000 menores de entre 13 y 14 años padecen rinitis alérgica, que afecta, en general, a una de cinco personas. Esto significa que casi 5 millones de argentinos tienen rinitis alérgica durante la primavera.

Este año, sobra decirlo, es muy particular. Con esta pandemia que ya lleva seis meses entre nosotros, los síntomas del COVID-19 se pueden confundir, en algunos casos, con los síntomas clásicos de la rinitis alérgica estacional, que se transforma en una gran amenaza para los alérgicos.

En estos meses de septiembre, octubre y noviembre comienza la temporada de alergias. Durante los últimos años, las enfermedades alérgicas se duplicaron en los países desarrollados, y hoy en día afectan aproximadamente al 40% de la población mundial.Casi 5 millones de argentinos tienen rinitis alérgica durante la primavera (Shutterstock)Casi 5 millones de argentinos tienen rinitis alérgica durante la primavera (Shutterstock)

Entre estas enfermedades, la rinitis causa molestias en 400 a 600 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud. Estas personas tienen obstrucción nasal, disminución del olfato, secreción viscosa (la nariz chorrea moco acuoso, molestia agravada en esta época con el uso del tapabocas), aparecen los estornudos en salva y la picazón de ojos nariz y garganta, que en algunas oportunidades da la sensación de cierre que se manifiesta con garganta seca y sed de aire.

Es importante crear conciencia sobre la rinitis alérgica para así lograr controlarla. En esta afección, los llamados alergenos se ponen en contacto con el sistema inmunitario. La alergia es una reacción de defensa del organismo contra estas sustancias externas: el sistema inmunitario reacciona de manera exagerada porque las desconoce. Esta reacción se manifiesta con los síntomas mencionados y tiene un alto impacto en la calidad de vida del paciente. Además, representa un alto costo económico para los sistemas de salud y, en épocas normales, causa un nivel altísimo de ausentismo laboral y escolar.

Con la primavera llegan los vientos que ayudan a la liberación de los pólenes de los árboles. Estas sustancias están suspendidas en el aire y tienen un peso molecular muy liviano que las hace fácilmente transportables, sea por el viento o por los insectos. El polen se adhiere a la mucosa nasal y a la conjuntiva de los ojos y desencadenan los síntomas propios de la alergia en las personas que tienen predisposición a padecer estos cuadros: una persona cuyos ambos padres son alérgicos tiene más probabilidades de serlo que si tiene un solo progenitor con estos antecedentes.En la primavera es la estación del año donde las personas con alergia más sufren la caída del polen de los árboles (Europa Press)En la primavera es la estación del año donde las personas con alergia más sufren la caída del polen de los árboles (Europa Press)

Los árboles y plantas cuyos pólenes afectan más a los alérgicos son el álamo, el arce, el fresno y el tilo, pero sin duda, quien pone de peor humor a quienes padecen estas alergias es el plátano: su polen es causante de síntomas y malestares; durante el corto período de su floración se produce una polinización explosiva, que se aplaca con las lluvias. Los plátanos son árboles resistentes y longevos, que sueltan una pelusa amarilla y unos pequeños plumeritos que son los que causan la sintomatología.

Sus grandes dimensiones, su capacidad para dar sombra y su uso ornamental hacen que estén distribuidos en parques y jardines de todas las regiones templadas del planeta. Solo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hay aproximadamente 35 000 ejemplares.

Los pacientes alérgicos ya saben que los síntomas comienzan en esta época y se preparan de antemano. Hoy en día es posible realizar consultas virtuales y, así, tener acceso al tratamiento, que suele ser con antihistamínicos, antileucotrienos, solución salina hipertónica y corticoides nasales. En algunas oportunidades, el paciente no responde a este tipo de tratamientos y es entonces cuando se le ofrece la inmunoterapia (vacunas) que se indican de acuerdo con el resultado de una testificación previa. El paciente recibirá dosis creciente de determinados alergenos que modificarán la historia natural de la enfermedad.Algunos de los síntomas pueden ser: estornudos en salva y la picazón de ojos nariz y garganta (Shutterstock)Algunos de los síntomas pueden ser: estornudos en salva y la picazón de ojos nariz y garganta (Shutterstock)

Debemos ser precisos ante la aparición de síntomas y diferenciarlos de aquellos relacionados con COVID-19. Para esto, es menester que la anamnesis sea precisa y dirigida a los síntomas y antecedentes del paciente.

Como medidas generales, se recomienda la aplicación de vaselina en el borde de las fosas nasales y al lado de los lagrimales: el producto actúa como barrera e impide que una parte importante de los pólenes se peguen a la vaselina e ingresen a las fosas nasales.

Es conveniente mantener las ventanas cerradas durante la noche, a primeras horas de la mañana y al atardecer y no tender la ropa lavada en el exterior para que no se acumule el polen. Sería injusto atribuirle toda la responsabilidad al plátano. Buenos Aires tiene su árbol estrella, que es el jacarandá, cuyas típicas flores de color azul violáceo suelen dar un hermoso espectáculo en la ciudad. Pero para ello, deberemos esperar hasta noviembre.

* Stella Maris Cuevas, médica otorrinolaringóloga (MN 81701), experta en olfato y alergista. Expresidenta de la Asociación de Otorrinolaringología de la Ciudad de Buenos Aires (AOCBA).

¿Alergia o Covid-19? aprende a distinguir sus síntomas?

Los Farmacéuticos de Jaén ha elaborado una serie de consejos para ayudar a las personas con algún tipo de alergia primaveral a distinguir mejor de los del coronavirus.
Alergias y coronavirus
  •   

El presidente del colegio de Farmacéuticos de Jaén, Juan Pedro Rísquez Madridejos, ha puesto sobre la mesa que los síntomas se incrementarán en las próximas semanas y según los datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en torno al 20% de la población padece alergia al polen. “En nuestra provincia, el porcentaje de personas afectadas puede ser superior, especialmente en esta época del año debido a la gran cantidad de olivos”, manifiesta Rísquez. El presidente añade que la alergia no tiene cura y que supone una reacción desmesurada del organismo frente a sustancias que en la mayoría de las personas resultan inofensivas. “Los síntomas son de sobra conocidos: picor e irritación en los ojos y la garganta, estornudos, nariz que gotea e incluso tos y dificultad para respirar”, añade.

En el actual contexto de crisis sanitaria ocasionada por la Covid19, se ha elaborado una guía para que la población sepa distinguir los síntomas de la alergia primaveral. En la alergia por pólenes los síntomas habituales son prurito ocular, nasal, estornudos en salvas y enrojecimiento de ojos y lagrimeo continuado. Mientras que en la infección por coronavirus entre otros síntomas se han descrito: Anosmia (pérdida de olfato); disgeusia (alteración del sabor) que son raros en los problemas alérgicos; los síntomas producidos por la infección por coronavirus se caracterizan por fiebre, dolor de cabeza, malestar general, diarrea, tos y disnea (ahogo), que pueden aparecer en pacientes con asma por alergia a pólenes, pero no en el resto.

mascarilla protectora

Algunos síntomas pueden ser iguales por eso hay que estar vigilante

Algunos síntomas iguales en ambos casos son el taponamiento y mucosidad nasal transparente típica de los alérgicos, en alguna ocasión puede aparecer en la infección por coronavirus, pero en el caso del coronavirus se trasforma en rinorrea mucosa; ahogo esporádico y normalmente por la noche es constante en los pacientes con coronavirus.

Ser asmático hace que las vías respiratorias sean más susceptibles a las infecciones respiratorias, especialmente las víricas, pudiendo generar mayor inflamación bronquial en la persona asmática que en la no asmática, induciendo hiperreactividad bronquial y mayor riesgo de crisis de asma. El coronavirus tiene una especial predilección por los pulmones y se podría inducir una inflamación severa en las vías respiratorias y mayor gravedad de la infección por la Covid19. Para diferenciarlo, una alergia no cursa con fiebre, ni malestar general. Además de la presencia de molestias oculares con rinorrea acuosa y prurito ocular y nasal. Mientras que un paciente con posible infección por coronavirus no tendrá molestias oculares con rinorrea acuosa y prurito ocular y nasal y sí tendrá la asociación a fiebre, mialgias y malestar general.

Recomendaciones sobre alergias:

1) Durante los días de máxima concentración de polen, intentar permanecer en casa.

2) No abrir ventanas entre el amanecer y el atardecer, horas de máxima exposición y mantener las ventanillas cerradas, durante los desplazamientos en coche.

3) Colocar filtros antipolen en los aparatos de aire acondicionado.

4) Al salir a la calle, procurar el uso de gafas de sol y en días de viento, utiliza gafas de sol al salir a la calle.

5) Al llegar a casa: cambiarse de ropa y ducharse.

6) Evita las actividades al aire libre durante los días secos y calurosos (hay mayor concentración de pólenes en el aire), así como antes y después de la lluvia (por ej. en tormentas primaverales).

7) Evita la actividad física en el exterior (parques, zonas ajardinadas, etc…) cuando el recuento del polen es elevado y sobre todo en los días de viento.

8) Evitar tener plantas que polinizen por vía aérea.

9) No dormir cerca de fuentes de polen.

10) Tomar la medicación recetada por el médico: con su dosificación correcta, de forma regular y no mezclarla con alcohol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *