Menos severo de lo esperado, Alberto deja a los gobernadores el rigor de las restricciones

Sin consenso para imponer límites homogéneos, la Casa Rosada fijó un piso que los mandatarios provinciales deberán respetar, e incluso podrán profundizar. Este jueves, Kicillof anunciará más medidas.
Menos severo de lo esperado, Alberto deja a los gobernadores el rigor de las restricciones

Desde el aislamiento al que fue sometido por dar positivo, Alberto Fernández debió salir a hacerse cargo de comunicar la puesta en marcha de mayores medidas restrictivas para frenar el sostenido crecimiento de casos de coronavirus, tras registrarse un nuevo récord con más de 22.000 contagios contabilizados este miércoles. Las medidas regirán desde la medianoche del viernes 9 de abril y por el transcurso de todo el mes.

Frente a la circulación comunitaria de nuevas cepas del Covid-19, Alberto comunicó la suspensión de viajes grupales de turismo, y en las zonas de mayor riesgo sanitario anticipó el fin de las reuniones sociales en domicilios privados, junto con la limitación de reuniones de más de 20 personas en espacios públicos al aire libre. También, avisó que las actividades de locales bailables, casinos, bingos y salones de fiestas quedan canceladas, y lo mismo regirá para actividades deportivas en lugares cerrados.

El presidente precisó que los bares y restaurantes tendrán que cerrar a las 23, y desde la medianoche hasta las 6 de la mañana regirá un toque de queda. Cada gobernador podrá ampliar esos horarios, pero no restringirlos. Ese fue el consenso al que se logró arribar tras constatar que los gobernadores -a excepción del bonaerense Axel Kicillof– no querían introducir medidas más invasivas, como un cierre total desde las 22, tal como había planteado la Casa Rosada. 

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, también resistió esos cierres. Entre los «renuentes» también figuran el cordobés Juan Schiaretti, el mendocino Rodolfo Suárez y el santafesino Omar Perotti.

CORRESPONSABILIDAD

Frente a un escenario complejo, el jefe de Estado pidió «un control riguroso en cada jurisdicción», así como «el compromiso de cada argentino y argentina», poniendo la responsabilidad en cabeza de los gobernadores y el jefe de gobierno porteño. Por eso Fernández advirtió que «más medidas se deberán tomar» en caso que sigan subiendo los contagios. Y luego del comunicado de Juntos por el Cambio rechazando nuevas restricciones, le pidió a la oposición «no someter semejante catástrofe a la miseria política».

 El DNU por publicarse en el Boletín Oficial dejará la potestad a los gobernadores de instrumentar más medidas. En la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof planteará más medidas restrictivas ante el sostenido incremento de casos, en una conferencia de prensa convocada para las 9 en el Salón Dorado de la gobernación emplazada en La Plata.   

«Queremos cuidar la salud, cuidar la recuperación económica y todo lo que sea posible la presencialidad en las escuelas», avisó el presidente, dando a entender el carácter dinámico de las medidas, que podrían acentuarse en las próximas semanas, pero desnudando a la vez el escaso margen que tiene el Gobierno para desplegar un paquete de asistencia económica como el que se volcó al sector privado y las personas en la informalidad durante 2020.

«La pandemia continúa y está volviendo con más rigor. Solo en siete días, los casos aumentaron 26% en todo el territorio y 56% en el AMBA», recordó Fernández para justificar las acciones por implementar.

Sin mencionarlo explícitamente, el presidente dejó entrever nuevas restricciones para el ingreso y egreso del país, con la inminente reducción de vuelos y el mantenimiento del cierre de fronteras. Agradeció a los argentinos que cancelaron sus vuelos al exterior y regresaron anticipadamente. Según supo El Cronista, la frecuencia de vuelos continuará menguando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *