«Boom» de porteños que se mudan a Mendoza: qué lugares eligen para una mejor calidad de vida

Estudios del sector y profesionales inmobiliarios confirmaron la tendencia, pese a que el rubro atraviesa una fuerte crisis.

Profesionales del rubro inmobiliario local sostienen que hay un «éxodo» de porteños hacia Mendoza en búsqueda de una mejor calidad de vida y puntualizaron a Maipú como el departamento más elegido para radicarse.

Coronavirus en la Argentina. Mendoza tendrá un invierno sin esquí, pero con  bodegas - LA NACION

De a cuerdo a un informe elaborado por el sitio ZonaProp, especializado en alquileres, compra y venta de inmuebles en Argentina, Mendoza ocupa el segundo puesto como la capital del interior más económica para alquilar y comprar un inmueble, por detrás de Córdoba, haciéndola uno de los sitios más atractivos para mudarse.

Roberto Irrera, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza, ratificó que hay una fuerte ola de porteños que buscan radicarse en la provincia y que lo hacen mediante la posibilidad que esté al alcance de su bolsillo, por lo que la modalidad se reparte entre compra de propiedades y alquileres.

«La zona más buscada por quienes eligen a Mendoza para vivir es la ciudad de Maipú, seguida por algunos puntos de Guaymallén, como Dorrego o las inmediaciones del Mendoza Plaza Shopping», detalló Irrera.

Bus vitivinícola desde Mendoza Capital

Ciudad de Maipú, Lunlunta, Russell, Dorrego, Chacras de Coria, Vistalba son las principales zonas que los porteños eligen a la hora de comprar un inmueble en Mendoza, según los especialistas del rubro.  

«Mendoza es una provincia modelo. La gente llega buscando vivir de otra forma en todo sentido», expresó Irrera. 

Santiago Debé, histórico referente del sector inmobiliario, acompañó la perspectiva de Irrera y sostuvo que Mendoza sigue siendo el destino más elegido por los bonarenses, incluso cuando el mercado inmobiliario se encuentra «totalmente parado«.

El fenómeno actual de desplazamiento de porteños hacia Mendoza es la continuidad de una tendencia vista a lo largo del tiempo, aunque la pandemia la potenció en pos de la búsqueda de una vida mejor, según coinciden profesionales del rubro, quienes afirman que cada vez más personas llegan a la provincia a trabajar y «no se va más porque le encantó la forma de vida de Mendoza», explicó Irrera. 

Debé sostuvo: «No conozco a nadie que me haya dicho que Mendoza no le gusta. Actualmente un 25% de mis inquilinos no son mendocinos, y no hablo sólo de porteños, sino incluso de extranjeros». 

Otro tendencia que observan es que gente de CABA pone en alquiler su propio departamento para mudarse y alquilar «algo mejor y más tranquilo» en Mendoza, ya que con el dinero que obtienen de su inmueble pueden vivir con todas las comodidades de una casa amplia en esta provincia. 

Sector en crisis 

El mercado inmobiliario actualmente está atravesando una de sus peores crisis de la historia, sostienen los entrevistados.

Los valores, en relación a temporadas anteriores, «siguen bajando en propiedades en venta», señaló Debé. Esto se da porque cada vez que se está ante una devaluación, aumentan todos los bienes, menos aquellos que no se pueden negociar en el extranjero, como los bienes raíces.

«La gente no gana en la medida que se producen las devaluaciones, siempre se va quedando atrás. Nada se compra ni se vende en pesosTodas las operaciones son en dólares. Y si el precio en dólares, el propietario no lo va bajando, no va a conseguir clientes, no va a vender», explicó Debé.  

Mendoza, la segunda más barata

Mendoza es la segunda capital más accesible para comprar un inmueble. El valor medio del metro cuadrado de una propiedad en venta se ubica en torno a los US$1227. Una unidad de dos ambientes de 50 m² cuesta US$63.100; una de tres con 70 m² se compra por US$89.900, según indica el informe de ZonaProp.

Nadie vende en pesos porque «hoy los pesos en la República Argentina ya no son billetes; son un vale interno que canjeamos por otras cosas», continuó el inmobiliario.

Para Irrera, «este es un buen momento para comprar, teniendo en cuenta los precios en baja, pero la gente desconfía»

Debé amplió la idea contando lo que ve precibe entre sus potenciales clientes: «La gente desconfía tanto de lo que va a pasar en el país que se guarda la plata, y no en cajas de seguridad porque también tienen miedo de que el gobierno eche mano de ellas. La gente prefiere guardar el dinero líquido debajo del colchón o de la maceta. Y pese a que los precios han bajado hasta un 25% en el último año y medio, la desconfianza es mayor». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *