Qué reclaman los camioneros que se movilizaron en las calles céntricas

Unos tres kilómetros de camiones se apostaron en la mañana de este jueves a lo largo del Acceso Sur en modo de protesta por «las demoras y sobrecostos impuestos por Aduana y Migraciones«. Los transportistas nucleados en la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam) se movilizaron luego a Casa de Gobierno y la sede de Afip en calle Garibaldi.

El objetivo fue visibilizar la problemática que padecen en la frontera con Chile y entregar un petitorio a las autoridades. «El paso internacional Cristo Redentor no funciona, está absolutamente burocratizado, las demoras son infernales y los organismos intervinientes creen que está todo bien», graficó -en diálogo con Radio Andina (FM 90.1) el presidenta de la entidad, Daniel Gallart.

Según el dirigente, el cruce binacional «requiere una reforma integral para soluciones de fondo y que ambos gobiernos se involucren«. Sin embargo, destacó que momentáneamente se pueden aplicar medidas de menor calibre que colaboren con el transporte de cargas, como la implementación del trámite único migratorio que funciona con el sector turístico. «Está el sistema, están los elementos, pero no existe por un problema de ancho banda, increíblemente», lamentó.

Además, exigen la incorporación de tecnología a la hora de efectuar los trámites aduaneros en ambos países. «Estamos en el siglo XXI y seguimos con el sello manual y la carga de los manifiestos a mano, en la era de los códigos de barra, los QR y la transmisión automática», se quejó Gallart. «Por eso necesitamos que los sistemas se integren y el trabajo conjunto de todos los organismos«, sentenció.

Otro de los reclamos de Aprocam es la eliminación del aforo de ingreso de 15 choferes por turno para acceder al edificio de Uspallata, una medida adoptada durante la pandemia, pero que «hoy quedó anacrónico, con reuniones sociales, fiestas, incluso en Casa Rosada y la Quinta de Olivos».

«El agravante es que dentro del edificio está todo bien, pero en el exterior tenemos mil conductores concentrados, esperando 18 y 20 horas para cruzar, con viento y tierra en verano, y temperaturas bajo cero en invierno. Lo ideal, inclusive desde el punto sanitario, es que fluya y no se junten», reflexionó Gallart. En ese sentido, piden que se asiente en los sistemas de control la trazabilidad, es decir, el horario en que el camión ingresa y sale, «para que quede claro cuál es el tiempo de demoras en la atención».

Por último, rechazan el cobro del TLMD (tasa aduanera por habilitación fuera de hora) a los agentes del transporte y no al chofer, «lo cual implica un canon extra para el transporte, encareciéndolo un 30%». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *