Mendoza se suma a la campaña para la detección gratuita de hepatitis C

La Asociación Civil Buena Vida, el Laboratorio Nacional de Referencia para Hepatitis Virales del Instituto ‘Dr. Carlos Malbrán’ y el Rotary Club Buenos Aires, con el apoyo de la Sociedad Argentina de Hepatología, lanzaron una campaña nacional de concientización y detección de hepatitis C en Mendoza y otras 18 provincias del país.

Hasta el 31 de octubre, brindarán información, asesoramiento, realizarán testeos gratuitos y acompañarán con seguimiento a los casos que den positivo.

Comienza campaña nacional de detección de hepatitis C - Docsalud

Todos aquellos interesados en participar de esta iniciativa, pueden acceder a información sobre la enfermedad y realizarse el testeo gratuito para la hepatitis C, podrán ingresar en www.testeodehepatitisc.com.ar, evaluar su riesgo de haber contraído el virus y pedir un turno durante octubre en algún hospital cercano a su domicilio entre los 70 que participan de la campaña. También pueden tomarse turnos llamando al 0800-220-0082 de lunes a viernes de 09.00 a 14.00.

Para qué sirve el turno de consulta para detección de la Hepatitis C

Con ese turno, se accede a la realización de un test que consiste en una pequeña extracción mínimamente invasiva de unas pocas gotas de sangre a través de un pinchazo en el dedo, similar al de la medición de glucemia. En caso de dar positivo, la persona podrá agendar la realización de estudios complementarios en los días subsiguientes para confirmar el diagnóstico y comenzar el tratamiento.

“Articular campañas a nivel nacional como esta es complejo y solo es posible uniendo voluntades y esfuerzos. En este caso, estamos trabajando colaborativamente desde el sector público, la comunidad médica, organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de pacientes y la industria farmacéutica, que provee los tests. Confiamos en contar con el apoyo de los medios de comunicación para darle visibilidad a la campaña y que más gente se entere”, afirmó el doctor Jorge González (M.N. 3314-bUBA), Bioquímico y virólogo, Jefe del Servicio del Laboratorio Nacional de Referencia para Hepatitis Virales del Instituto ‘Carlos G. Malbrán’.

La hepatitis C es silenciosa

Como no da síntomas, la mayoría de quienes tienen hepatitis C lo ignora. Es fundamental encontrar a los pacientes a tiempo, para curarlos antes de que la enfermedad les ocasione un daño irreversible y pueda poner en riesgo su vida. Nunca estuvo tan a la mano la posibilidad de curarse, por lo que es una buena oportunidad para hacerse el test, y en el caso de que dé positivo, iniciar el camino a la cura.

“En el Hospital de Clínicas, venimos llevando adelante un proyecto muy exitoso de revinculación con pacientes que dieron positivo al testeo tiempo atrás, pero no volvieron a curarse, y también otro que llamamos ‘test reflejo’, en el que testeamos y confirmamos el diagnóstico en la primera consulta, para acortar los pasos hasta la entrega de medicación y acelerar los tiempos hasta la cura. Esta estrategia es sumamente replicable en otras instituciones.”, sostuvo el doctor Esteban González Ballerga (M.N. 78.316), vicepresidente de la Sociedad Argentina de Hepatología (SAHE).

Es posible que muchas personas sientan que no estuvieron en riesgo de haber contraído hepatitis C, por lo que -erróneamente- no consideren necesario sacar un turno y testearse, pero las vías de propagación la hepatitis C son tan variadas y habituales que cualquiera puede haber estado expuesto al virus, por ejemplo, a través de las siguientes maneras:

  • Contacto con sangre o productos sanguíneos infectados (en transfusiones).
  • Procedimientos dentales o quirúrgicos sin la esterilización adecuada.
  • Lesiones con elementos cortopunzantes como agujas o jeringas.
  • Compartiendo afeitadoras o cepillos de dientes.
  • Utilización de canutos para consumir drogas por vía intranasal.
  • Tatuajes o piercings con instrumental mal esterilizado.
  • Relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

La asociación Buena Vida difundirá la campaña en sus redes sociales para que la gente ingrese en el sitio y saque turnos, pero también coordinará el seguimiento posterior de los casos positivos.

“Nuestra tarea, justamente, es garantizar que ninguna persona con hepatitis C quede en el camino, sin curarse, por el motivo que sea. A veces, los pacientes no consideran que lo que tengan sea grave, suponen que el tratamiento tendrá muchos efectos adversos o creen que deberán pagarlo de su bolsillo, pero todo eso no es así. Por eso, con información, acompañaremos a cada uno para que cure su hepatitis lo antes posible”, explicó Rubén Cantelmi, paciente curado y presidente de Buena Vida.

Los tratamientos curan la hepatitis C en más del 98% de los casos. Se trata de comprimidos que se toman por vía oral una o dos veces al día durante 8 a 12 semanas, prácticamente sin efectos adversos. Están cubiertos tanto por obras sociales y prepagas, como así también a través del sector público para aquellas personas sin cobertura de salud.

Participan hospitales de CABA, GBA, provincia de Buenos Aires (incluyendo La Plata, Mar del Plata, Tandil, Bahía Blanca, entre otras ciudades), Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *